InspirArte y Ser

Un espacio para el espíritu creativo en todas las áreas de nuestras vidas.

LA MAÑUETA: MAS QUE UNA TRADICIÓN SANFERMINERA FUENTE DE INSPIRACIÓN.

1 comentario

La web oficial de Turismo de Navarra afirma que “Vivir los Sanfermines, es hacer un cursillo acelerado de cultura popular navarra…” y cuánta razón hay en ello, sobre todo si se tiene la bendición de hacerlo en compañía de unos entrañables amigos navarros y vascos, quienes acompañan esa inmersión con degustación de delicias tradicionales. Yo que no soy taurina le encuentro ahora el encanto!DSC_0663

Mundialmente conocida por los encierros, esta fiesta es una síntesis de diversión y devoción que va más allá de la adrenalina de quienes se lanzan a correr delante de los toros o la mezcla de emociones de quienes presencian tal hazaña, (aunque ciertamente eso eclipsa un poco el resto y constituye el principal reclamo publicitario). Las calles y plazas del casco viejo son escenario de procesiones, desfiles de gigantes y cabezudos, marchas, jotas, comparsas, cánticos, conciertos, espectáculos infantiles, verbenas, fuegos artificiales, además de espacios de encuentro, ventas ambulantes y disfrute de los “ríos de gente” vestida de blanco y rojo.

En su  Libro de oro del encierro, Mariví Salvó sitúa su origen en la Edad Media, cuando los pastores navarros traían los toros de lidia desde la Rivera hasta la plaza del Castillo -que sirvió de coso taurino hasta 1844 cuando se construyó la primera plaza de toros- dejándolos cerca de la ciudad para acompañarlos al amanecer del día siguiente hasta la plaza donde entraban en carrera (de allí que se le denominara la “entrada”). Si bien inicialmente hubo cierta reticencia de parte de las autoridades que prohibieron tales carreras (1717), la tradición popular se mantuvo y con el tiempo se pasó de correr detrás de los toros a correr delante de ellos. En 1856 ya se habla de “encierro” y en algunos años el consistorio comienza a reglamentar la carrera (1867). Y esto se mezcla con el culto a San Fermín y las ferias comerciales para derivar en la celebración que encantó al premio Nobel de la literatura Ernest Heminway y que recreó en su novela Fiesta,  lo que la catapultó a la fama mundial. Claro, quienes no somos taurinos preferimos disfrutar otras tantas cosas que ofrece la ciudad en estos días.

 Entre las muchas curiosidades de esta celebración se encuentra la costumbre de comer churros con chocolate; sin embargo, los conocedores no van a cualquier lugar, prefieren hacer largas colas frente a la Churrería la Mañueta hasta lograr comprar los mejores churros de la ciudad (¡o tal vez de España!). Así que hasta allí nos dirigimos guiados por nuestros amigos navarros, porque teníamos que  aprovechar que sólo abre durante los Sanfermines y unos cuatro días en octubre. Lo que no imaginábamos era que tendríamos la suerte encontrarnos en el camino al hijo de la dueña de la legendaria churrería, quien es compañero de trabajo de mi amiga navarra, viendo la procesión y que nos invitara a pasar hasta los propios fogones.

DSC_0640Un paso más allá de aquella puerta que conecta el espacio de venta al público con la trastienda de la Churrería y su cocina fue suficiente para que aquella experiencia pasara de ser una simpática anécdota a transformarse en un viaje en el tiempo, porque aquel lugar se mantiene como en 1890 cuando se decide trasladar allí la churrería que había fundado el abuelo de Doña Paulina Fernández, Juan Fernández Calero, en 1872. Sus paredes, techos, fogones y funcionamiento se mantienen como antaño y la manera de funcionar y el equipo como lo dejó su padre Elías Fernández. Se dice que tambbién su esposo, José Elizalde, dedicó muchos años de su vida a esta labor. Cada milímetro de aquel espacio está lleno de historia y a la vez del entusiasmo con el que toda la familia se implica en hacer unos churros deliciosos preservando no sólo la receta de la masa sino un cuidado procedimiento tradicional de elaboración.

DSC_0635Mañueta 05

Una de las cosas que más impresionó fue la energía e implicación personal de esa admirable mujer que es Doña Paulina, siempre sonriente despachando churros con sus 91 años. Toda una institución de los Sanfermines, es una lideresa que aglutina a varias generaciones alrededor de este proyecto familiar con sus miles de detalles. Sus hijos, nietos, nueras, yernos,… que dejan sus respectivas ocupaciones para desarrollar alguna labor en aquel festín productivo en el que se convierte la churrería.  Ella ha insistido en varias entrevistas que el secreto de los churros es la harina de fuerza de secano, el aceite puro de oliva y la madera de haya cortada a mano. De hecho, allí estaban apilados unos seis mil kilos de madera de Irati, que dan una llama viva porque el corte a mano no es demasiado perfecto yDSC_0651permite que arda mejor, según explica uno de los hijos. La masa también se mezcla manualmente con una espátula de madera y se cuida tanto la temperatura como la proporción del aceite, además de que las roscas queden doraditas por ambos lados.

Por supuesto degustamos aquellos crocantes churros olvidando cualquier reserva sobre frituras, azúcares, dietas, etc. dejándonos deleitar con el equilibrio perfecto entre dulce y salado, disfrutando cada mordisco, cada sensación. Y para complementar la amabilidad nos ofrecieron un chupito de Patxaca, una bebida elaborada por ellos mismos con manzanas silvestres que maceran desde el otoño. ¡Un maridaje perfecto!!!

DSC_0653DSC_0636 b

Ha sido una experiencia inolvidable y también fuente de inspiración, no sólo para algún ejercicio de mindfulness, sino también para una de las reuniones del Club de los Sueños Creativos porque el éxito de la Mañueta es digno de ser analizado. Repiten una receta y un saber hacer durante más de un siglo con el mismo entusiasmo, compromiso y amor por lo que hacen. Pero además, me ha cautivado Doña Paulina, quien ha sabido lograr esa cohesión familiar alrededor del oficio de su abuelo que todos han aprendido y a cuya preservación se consagran de buen talante, aportando cada uno su granito de arena (o su gotica de sudor, por lo de los fogones…)

¡Todo sea por esos estupendos churricos!

PD: Como las fotos están un poco oscuras os dejo un vídeo que en pocos minutos os adentra en la Mañueta.

Anuncios

Autor: Sandra Guevara

Amante del arte como medio de expresión de las emociones y herramienta sanadora. Un rato Meditadora, Moon Mother Avanzada y creativa; y otro doctora en Economía Aplicada e interesada en el desarrollo sostenible. Deseosa de compartir inspiración con todas las personas que desean desarrollar sus talentos, vivir su sueño con conciencia personal, ambiental y social. Articulista y bloguera.

Un pensamiento en “LA MAÑUETA: MAS QUE UNA TRADICIÓN SANFERMINERA FUENTE DE INSPIRACIÓN.

  1. Pingback: Al Norte del Sur: calidez caribeña en el corazón de Navarra | InspirArte y Ser

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s