InspirArte y Ser

Un espacio para el espíritu creativo en todas las áreas de nuestras vidas.

El poder transformador de un regalo o un ejercicio de mindfulness navideño

3 comentarios

Recuerdo claramente que cuando tenía nueve años acompañé a mi madre a visitar a una amiga que atravesaba por una situación personal compleja. Nos detuvimos previamente en la floristería y mi madre seleccionó unas hermosas rosas amarillas porque, según me explicó, con aquel regalo quería transmitirle alegría y optimismo. Cosa que su amiga comprendió y agradeció profundamente. NardosDurante el regreso a casa pregunté a mi madre si los ramos de nardos y las violetas que constantemente le regalaba mi abuelo a mi abuela también tenían un significado. ¡Claro! – exclamó ella- él quiere transmitirle dulzura con los nardos y honrar su belleza y feminidad con las violetas. Todo lo que regalamos tiene un significado -añadió- y por eso debemos ser cuidadosos, ya que podemos inconscientemente transmitir el mensaje equivocado. Su explicación me pareció convincente, aquello encajaba perfectamente en el trato amoroso que se prodigaban mis abuelos maternos.
Sin embargo, no me imaginaba que tardaría mucho tiempo más en comprender aquella lección que parecía tan sencilla. Durante las navidades de aquel año mi padre me regaló un precioso set de réplicas de accesorios de limpieza del hogar que elaboran los fabricantes de juguetes; rosado y con florecitas, ajustado perfectamente a mi tamaño, pero que me produjo un enorme enfado!!! Sobre todo cuando ví a mi hermano disfrutar de su coche eléctrico y maravilloso; y a mis primos con los más diversos y divertidos juguetes. ¿Se suponía que yo también debería estar feliz aprendiendo a disfrutar de limpiar y planchar?! Muchos años más tarde comprendí que de manera inconsciente mi padre nos estaba transmitiendo los roles de género que prevalecían entonces en nuestra sociedad, a pesar de que siempre me había impulsado a estudiar y superarme.

Regalar a los niños desde la conciencia plena
christmas_presentsLo más sorprendente es que a pesar de los años que han pasado, todavía se aprecia en la industria juguetera el mantenimiento de los roles tradicionales de género, propiciando la desigualdad y la formación de una imagen estereotipada negativa. Lo que se hace aún más evidente en la incesante publicidad con la que nos bombardean en estos días por todos los medios, impulsándonos al consumismo de manera exagerada, frivola, incosciente.
Ello nos lleva a considerar otros aspectos que muchos psicólogos han destacado: es fundamental evitar que esta época se convierta en una competencia entre los niños a ver quien recibe más regalos o que contribuya a crear adultos insaciables e insatisfechos que busquen en lo material la satisfacción de su carencias emocionales. En vez de reforzar el deseo de tener todos los juguetes del catálogo es importante que los padres les hagan reflexionar sobre su selección y establezcan límites. Si se trata de una familia extendida en la que el niño recibe numerosos regalos de varios familiares tal vez podemos aprovechar para introducir el concepto de solidaridad, impulsándoles a compartir con quienes no tienen la suerte de tener una familia o atraviesas por una situación precaria.
Es importante estar muy atentos al momento en el que seleccionamos los regalos. Sería útil tal vez preguntarnos si estamos pensando en lo que les hace ilusión a ellos o si por el contrario somos nosotros quienes disfrutaríamos con un determinado juguete o con esa expereincia; si con ese regalo estamos reforzando una conducta positiva o un rol de género que refuerza la igualdad o perpetúa la discriminación de algún tipo; si estamos conscientes de la responsabiilidad que implica regalar una mascota -por ejemplo- que requiere atención y cuidados; si estamos poniendo límites sanos a nuestros hijos, sobrinos, nietos…, o estamos tratando de compensar de manera material nuestros errores o la falta de tiempo, dedicación, etc.

Regalos que transforman personas y economías
También es importante ponderar lo que vamos a regalar desde un punto de vista más global. Desde hace ya unos años circulan 20141219_213147~2multiples mensajes sugiriendo comprar los regalos de Navidad o Reyes en las tiendecitas del barrio, a los artesanos, a los pequeños emprendedores, en tiendas de comercio justo, etc. Y es que verdaderamente nuestra decisión como consumidores tiene el poder de fortalecer o contribuir a la consolidación de actividades económicas establecidas sobre valores positivos. Es decir, nuestras opciones como consumidores constituyen un impulso al tipo de iniciativas que queremos que prevalezcan, al tiempo que dejamos de apoyar empresas que prosperan gracias a la falta de ética y la manipulación, al trabajo mal pagado y en condiciones inhumanas o a la explotación infantil, por ejemplo.

La inmensa paleta de opciones que tenemos a nuestra disposición facilita también que podamos desmaterializar nuestros regalos, haciéndole un gran favor a la naturaleza degradada por la explotación de materias primas e impulsando la concienciación de quien lo recibe. Podemos regalar una sesión o varias de alguna técnica relajante (masaje, yoga, taichi, natación); una experiencia de ocio que recargue las energías de esa persona, un paseo a un lugar especial; una entrada a un concierto, a un partido de su deporte favorito; o compartir tiempo de calidad juntos; regalar atención, cuidado, escucha… Si en cambio se trata de algo material entonces podríamos optar por esos que son hechos con amor, con respeto por la naturaleza, que transmita la esencia de quien lo elabora o quien lo recibe o la que queremos potenciar en quien lo recibe, que sea fuente de inspiración por la creatividad o el talento del artista que lo ha creado (una pintura, un libro, una escultura, un adorno o incluso un original objeto utilitario).

El poder transformador en quien obsequia
2011-10-13 13.45.24Regalar desde la conciencia plena cambia la experiencia. Cuando damos un regalo bien sea a un niño o a un adulto estamos expresando algo, como hemos dicho anterioremnte, puede generar un efecto transformador en nosotros mismos. En primer lugar por el ejercicio de esa capacidad de expresar un mensaje, bien sea de afecto, gratitud, amor, o tal vez pidiendo disculpas, aunque podría ser que simplemente estemos cumpliendo con una costumbre pero sin involucrarnos. Seleccionar el regalo es una oportunidad para practicar la empatía, por aquello de ubicarnos en el lugar de los demás, percibir lo que les hace ilusión o que necesitan, más allá de lo material, porque la parte más hermosa del regalo es el sentimiento que se deposita en él. También podemos aprovecharla para encontrar nuestra armonía interior, entre los valores que consideramos importantes y la manera como los podemos expresar al regalar; o bien ponderando el significado trascendente de las cosas o experiencias regalamos.

Incluso cuando envolvemos el regalo podemos hacerlo de manera que refleje la alegría que queremos transmitir, pero también es una ocasión fantástica para explorar maneras creativas de presentarlo a fin de ahorrar materiales y reducir la gran cantidad de desechos que se genera en esta época. Expresar nuestra generosidad a quien no conocemos o a quien más lo necesita en la sociedad tiene un efecto transformador extraordinario, incluso si no tenemos demasiado siempre podemos compartir lo que tenemos desde la fe en que hay suficiente para todos. Iluminar de sonrisas el rostro de un niño con un globo o un paseo, o el momento de una persona adulta simplemente compartiendo su carga, puede también iluminarnos la vida a nosotros al hacernos comprender  el poder de nuestras acciones y lo que con ellas podemos hacer sentir. Puede que incluso nos ayude a aliviar nuestras propias penas, haciéndolas pasar a un segundo plano y reconociendo las muchas bendiciones que están presentes en nuestras vidas y generalmente pasan desapercibidas.

Y a ti ¿cómo te hace sentir regarlar?  ¿Qué quieres expresar a tus seres queridos? ¿Qué transformación quisieras propiciar?

Anuncios

Autor: Sandra Guevara

Amante del arte como medio de expresión de las emociones y herramienta sanadora. Un rato Meditadora, Moon Mother Avanzada y creativa; y otro doctora en Economía Aplicada e interesada en el desarrollo sostenible. Deseosa de compartir inspiración con todas las personas que desean desarrollar sus talentos, vivir su sueño con conciencia personal, ambiental y social. Articulista y bloguera.

3 pensamientos en “El poder transformador de un regalo o un ejercicio de mindfulness navideño

  1. Pingback: Feliz Navidad! | MANDALAS

  2. Esta entrada me pareció fantástica, creo que es la que más me ha gustado. Estoy repasando en mi mente cada regalo que recibí en Navidad y reflexionando sobre su significado. Recuerdo haber recibido muchas muñecas y me encantaban.
    Mi sobrino cumple 5 años el 3 de enero, voy a pensar muy bien el regalo que voy a darle.

  3. Pingback: Celebrar el ser mujer, el 8 de marzo y todos los días. | InspirArte y Ser

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s