InspirArte y Ser

Un espacio para el espíritu creativo en todas las áreas de nuestras vidas.

UNA HISTORIA DE CREATIVIDAD COMPARTIDA Y CON MUCHO CORAZÓN.

3 comentarios

Bueno, aquí estoy de nuevo! Después de tanto tiempo, finalmente me dispongo a dedidarle un rato al blog. Tengo tantas cosas en el tintero pero pasan los días y se quedan allí. Meditación, desayuno, Tesis, comida, medallones, otra vez comida (¡adolescente en casa!), otra vez tesis (fecha tope a la vuelta de la esquina), taller de creatividad, exposición de Pedro, chi kung, redes sociales (hay que mover la tienda de Etsy), amigos, correo… Uff…No llego! Pero una reciente conversación con una gran amiga  me hizo pensar que esta historia de creatividad a duo que es en realidad la creación de los medallones que estoy haciendo podía ser interesante compartirla, pues además representa un ejemplo de lo que es la revalorización o upcycling (una de mis pasiones) y la economía circular (parte de mi trabajo de investigación). Al menos hay conexión entre las dos cosas.

Pero volvamos a la historia… Como muchos de vosotros sabéis, mi marido, Pedro Molina, pinta unos mandalas preciosos, a los cuales me he referido en ocasiones anteriores. Además de mi innata fascinación por el arte en sus múltiples manifestaciones, me encanta apoyarle porque he visto su evolución durante más de veinte años, perfeccionando su técnica con un estilo muy propio en el que se fusionan la inspiración oriental con el arte celta (eso de haber vivido en la India y en Escandinavia tiene sus consecuencias…) sin olvidar su origen cubano que a mi entender marca mucho su colorido.

image

Como os daréis cuenta, disfruto promocionando su arte, exposiciones, talleres, y  -por supuestimageo- compartir el estudio!!! 😉 Eso me ha permitido apreciar su talento y dedicación, así como también la complejidad de suproceso creativo, que va desde la meditación hasta la obra final, pasando por los varios bocetos, la integración de todas esas ideas en un circulo milimétricamente medido, la prueba de colores, la confirmación de que los entrelazados están todos en orden, la transferencia del dibujo al papel de acuarela, la tinta, el delicado proceso de pintar con acuarela, los toque de acrílicos y de nuevo tinta para resaltar el diseño con TODOS sus detalles. Por eso creo que es fácil comprender que un día, cuando lo vi decidido  a botar una de sus inconclusas pinturas por haberse equivocado en algún detalle, salté horrorizada y le dije que ya utilizaría yo trocitos de aquella belleza de alguna manera. Algo similar sucedió cuando se disponía a descartar una reproducción de uno de sus mandalas porque se había deteriorado por un ladito. Aunque no se comparan con la belleza de la obra original, aquella deteriorada copia no podía ser considerada un desecho.

Así que allí estuve yo, ponderando durante un tiempo qué hacer con aquellas imágenes y aplicando unas cuantas técnicas de creatividad a ver a qué llegaba… Claro siempre con mi sesgo personal, con mi inclinación hacia el collage y la bisutería.  Me imaginé secciones de aquellas imágenes parte de una mezcla de papeles de diferentes texturas y colores, algo con poco nivel de creatividad si se valora que no hay una ruptura con sus características principales. Luego pensé que serían preciosos como joyas, además de poder utilizar la imagen en una variedad de artículos utilitarios. Por supuesto, la determinación de nuestro hijo de luchar por sus sueños sirvió de catalizador para pasar de la incubación a la acción!

Colgante Mandala de la abundancia1Comencé a explorar técnicas que me permitieran darle consistencia al papel para poder llevarlo como un collar o un pendiente sin que se deteriorase. Opté por la resina, pero cuando la estaba comprando vi unas bases metálicas para hacer medallones o cabuchones y me pareció una buena idea comenzar con unos mini-mandalas. Tendría que seleccionar sólo los centros porque con tanto detalle que tienen los de Pedro una reducción no permitiría apreciar nada. Primero comencé con otros dibujos para no dañar los mandalas y luego ya me atreví con los mandalas. Las positivas reacciones de las amigas a quienes mostré el resultado me impulsaron a seguir por ese camino.image

Sin embargo, pronto volví a quedarme con una gran parte del  mandala sin aprovechar, y consideré que en realidad los medallones podrían también tener algunas partes del dibujo que no necesariamente fuesen circulares aunque si hermosas y compré bases ovaladas para probar y no estar condicionada. Así se fue diversificando la colección, hasta que llegó el momento de experimentar con el papel sólo sin la base metálica y la resina. De allí surgieron los corazones y las figuras más abstractas que  estoy elaborando ahora.image

Por eso Pedro dice que desestructurar o deconstruir sus mandalas  es la primera parte de mi proceso creativo, para descubrir la parte de esa obra artística que voy a utilizar para convertirla en una pieza de bisutería única, especial y que al mismo tiempo conserve la esencia de ese mandala en particular que hable al alma de quien la va a llevar consigo. Luego la impermeabilizo y le coloco la resina. Algunas veces se necesita más de una capa, para lograr esa brillante pieza final que sólo necesita que decida si le va mejor un cordón, una cinta, una cadena, o si le iría bien una pequeña compañía: un cuarcito, un cristal…como en el caso de los corazones y otras que vienen en camino…

imageimage

La otra parte menos cómoda para un creativo es ponerle precio a su obra, promocionarla y venderla. En esas andamos. Aprendiendo a mercadear con nuestras cosas más allá de que nos compren los amigos, cosa que en todo caso se agradece infinitamente porque tiene un propósito en el que está involucrado nuestro corazón: apoyar a nuestro hijo en el logro de su sueño de convertirse en deportista profesional. Eso es lo que nos ha impulsado a abrir la tienda en Etsy, una cuenta en Instagram para promocionar las creaciones, y por supuesto seguir dando rienda a la creatividad, a estas sinergias tan estimulantes, agarrando cada trocito de esas lindas creaciones de Pedro y preguntándome: cómo se vería esto si lo convirtiera en un pendiente/arete/zarcillo, y en pulsera o brazalete? La colección se amplía y la creación compartida se revela divertida!

 image

Anuncios

Autor: Sandra Guevara

Amante del arte como medio de expresión de las emociones y herramienta sanadora. Un rato Meditadora, Moon Mother Avanzada y creativa; y otro doctora en Economía Aplicada e interesada en el desarrollo sostenible. Deseosa de compartir inspiración con todas las personas que desean desarrollar sus talentos, vivir su sueño con conciencia personal, ambiental y social. Articulista y bloguera.

3 pensamientos en “UNA HISTORIA DE CREATIVIDAD COMPARTIDA Y CON MUCHO CORAZÓN.

  1. Desde los mandalas de Pedro hasta los medallones tuyos, todo se conjuga en una maravillosa creación….

  2. Gracias preciosa! Ese comentario lo valoramos mucho.

  3. Pingback: Cuando parte de una obra de arte se convierte en una joya con alma | InspirArte y Ser

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s