Deja un comentario

¿Conoces a la dama que sostiene el cielo con una sola mano?

Hace unos años me topé con una interesante entrevista que le hizo la bailarina, sanadora y taoista Teresa Rodriguez a Raymonde Mayer,  una maestra francesa con una dilatada experiencia en varios estilos de Qigong (Chi Kung). En la entrevista se abundaba sobre muchos aspectos de gran relevancia, sobre todo una forma específicamente diseñada para la mujer  por Madame Liu Ya Fei. Como destaca Teresa, nuestra fisiología femenina hace que experimentemos los procesos de la vida de manera diferente y es maravilloso descubrir que un conjunto de movimientos suaves, flexibles  y armoniosos que favorecen la regularización del equilibrio hormonal y las emociones que acompañan las diversos estados y etapa por los que atraviesa la mujer.

No imaginaba yo que poco tiempo después recibiría la bendición de conocer personalmente a esta mujer tan sabia. Raymonde  había sido invitada por  Amaia Ariztegui, para impartir precisamente un taller de Chi Kung de la Mujer en Pamplona. Mejor imposible, me dije, e inmediatamente hice de aquel evento una prioridad. Ese era la pieza del puzzle o rompecabezas que me faltaba. Llegado el día entré expectante en el salón donde se reunían varias mujeres deseosas de conocer esta práctica junto a otras que ya habían asistido a algún taller anterior y repetían la experiencia para fijar el conocimiento o profundizar. Pronto aquella mujer de cabello rubio corto, elegante en su sencillez, con unos ojos vivaces y un extraordinario control de su cuerpo, me cautivó.

Sus palabras reflejaban la pasión por transmitir un mensaje y una práctica fundamentales para las mujeres de cualquier edad. El primer día se centró en la etapa fértil de la mujer, o sea la mujer cíclica, y al día siguiente en la mujer blanca, como ella llama a  la etapa que sigue a la menopausia. Deseosa de que entendiéramos el más mínimo detalle, Raymonde nos hablaba con pasión de la necesidad de comprender nuestro cuerpo, escucharlo, respetarlo y sin duda cuidarlo.  Qué lástima que nuestra sociedad nos invita poco a un tener un verdadero respeto por nuestros ciclos. Y por eso Raymonde insiste en la importancia de difundir el mensaje,  de practicar esa forma de suave gimnasia terapéutica china adaptada para la mujer de cualquier edad. Sólo hay que ver la flexibilidad y el bienestar de Raymonde para darse cuenta de lo beneficioso de esta práctica.

Han pasado más de tres años y sigo fascinada, aprendiendo de esta gran  maestra en el arte de vivir. He podido  asistir a varios talleres de Chi Kung de la mujer y de Yang Sheng regularmente, y  sigo apreciando cada momento compartido porque para mi cada uno es sabiduría en cápsulas. Su fortaleza interior es tan admirable como su increíble destreza física, su control de cada movimiento, su inmenso corazón y la capacidad de catalizar interacciones poderosas a través de las varias actividades que desarrolla desde Arch-ecovital o Zhongfu. Para mi todo ello se refleja en esa imagen que preside esta entrada, su capacidad de sostener el cielo con una sola mano.

Próximamente tendremos la suerte de tenerla de nuevo en Pamplona y de sumergirnos una vez más en la práctica fundamental del Qi Gong de la mujer, ese conjunto de ejercicios suaves y al mismo tiempo profundos cuya práctica aporta a nuestra vida esa delicada armonía interna, al tiempo que aprendemos a aproximarnos a nuestra feminidad de una manera más positiva.

 

 

Anuncios


Deja un comentario

Despejando el camino al empoderamiento a través de la meditación

 

Ya hacen varias semanas que comenzamos nuestras sesiones semanales de meditación. Nos hemos propuesto profundizar en la práctica que vamos conjugando cada vez más con de la energía y el trabajo con temas que necesitamos sanar para evolucionar en nuestro camino. Fue sorprendente que en la primera sesión todas las inquietudes expresadas como intencionalidad para esta etapa se relacionaban con un tema común a muchas mujeres, el de atender a sus propias necesidades y no siempre las de los demás, escuchar su cuerpo, su intuición, respetar sus ritmos, cuidarse, quererse… Eso nos está llevando a recorrer un itinerario que vamos descubriendo semana a semana, haciendo escalas en diversos parajes no siempre gratos al inicio pero finalmente  sanadores. Nos estamos encontrando en el camino sueños abandonados, inhibiciones, tabúes, un cúmulo de responsabilidades asignadas y asumidas como propias, también con el miedo a ser nosotras mismas, a mostrar nuestra vulnerabilidad, a reconocernos en las sombras, y un largo etcétera.

Lo más hermoso es que en minutos atravesamos geografías desconocidas de nuestro interior, tomando atenta nota de sus cualidades y de nuestro sentir, nos sumergimos suavemente en las penumbras para explorar las profundidades  y poco después se nos revelan paisajes más coloridos donde podemos dar rienda suelta a nuestra autenticidad y a la gratitud por las lluvias de bendiciones. Cada quien lo experimenta de una manera más visual o sensorial, pero en cualquier caso reveladora y única, como cada ser humano. Es un camino que nos lleva a empoderarnos, a soltar amarras…

Quiero compartir lo que escribió una de esas mujeres maravillosas que me acompaña en estos viajes después de una de esas sesiones, agradeciendo infinitamente el habérmelo permitido, y que ella tituló PERMITIRSE ABRIR

“Perder el miedo, saco el traje, que resultó ser una armadura antigua,
muy antigua.
Me quito la máscara que no me deja respirar. La tengo incrustada en la cara, atada a la garganta.
Me cuesta. Tiene más ataduras de las que pensaba.
Es la máscara del miedo. Como la que lleva Hannibal Lecter en “El silencio de los corderos”.
Silencio… palabras no dichas…
muertas, ahogadas, estranguladas, que se quedaron dentro de mí,
hiriéndome, desgarrándome.
Desgarrada me sentí durante un tiempo.
Desgarrada me siento ahora, a veces… cada vez menos. Cada vez más suave,
como el viento, como el agua del Mar…
uuummmmmm…
Me quiero. Me Amo. Estoy enamorada. Una criatura está gestándose en mi Utero.
Es mi criatura. Mi creación.
No sé lo que es, pero la siento.
Me vestiré con mi traje cuando Nazca
Ya lo llevo puesto
Es un vestido precioso
Adios Miedo. Ya no te necesito
Gracias. Por tí soy lo que soy.
Sin tí no lo habría logrado.
Gracias por caminar junto a mí en todos los momentos decisivos de mi vida y en los que no…
pues también.
Ahora ya no te necesito
No quiero esconder nada
Quiero buscar mis huesos, desenterrarlos.
Quiero encontrar La Dulzura que hay en Mí.
Que Brote, que Fluya, que invada todos los poros de mi cuerpo, todas las células.
Todas las Mitocondrias.
Quiero sentirme Dulce
Quiero ” saber” Dulce.
Eskerrik asko Unibertso.”

Y además añade: “Gracias por leerme. Gracias por estar a mi lado.”

Soy yo quien tiene que agradecerte infinitamente tanta sensibilidad, tanto valor y que lo compartas con nosotr@s.


La hermosa imagen destacada es obra de Josephine Wall

La imagen de la mujer guerrera  es de Lindsay Look.


2 comentarios

Gazing at the stars from within

She was just breathing,

slowly, aiming at achieving relaxation,

letting go of her anxiety…

She has stoped confronting the mind,

Letting it be so, a mind.

Letting it wonder around,

admiring its unrelenting torrent of thoughts.

Whilst, her body had also stoped resisting,

surrendering to that the static posture,

finding pleasure in stillness…

She was just breathing and observing…

contemplating the cyclic nature of breathing,

enjoying the air caressing her nostrils

feeling its temperature,

its constant journey through her body and cells.

Observing the change while nothing had changed

while the most subtle vibrations became evident…

An authentic delight to discover their dance,

inside and even outside her body.

The inner space was not so dark anymore

but profound and with nuances of different colors,

reflecting the glow of an inmense sparkling sky.

She was amaized,

gazing  at the stars which illuminated her shadows,

that soothed the scarces of life,

that showed the brightness of her blessings…

All of the sudden,

the light of the sky became her own light

and stillness was absolute…

Presence became real,

time lost relevance…

Just gratitude and joy could follow up.


Image: Rachel Byler painting.


1 comentario

Cuando parte de una obra de arte se convierte en una joya con alma

Hace ya un tiempo compartí la historia de cómo comencé convirtiendo trozos de los Mandalas de mi esposo en medallones, pero podría sintetizarse diciendo que son producto de mi obsesión con el upcycling o la revalorización de cosas que queremos tirar o materiales considerados residuos; y que en este caso se refiere a reproducciones deterioradas de obras de arte elaboradas con talento y dedicación. En esa entrada tambien hice referencia a la técnica que él utiliza para pintar porque es realmente algo extraordinario. Lo que no había contado, y es verdaderamente  relevante como bien me lo hizo notar mi querido amigo Jabi, es la relación de la parte con el todo, la intencionalidad que había en esos mandalas y cómo de alguna manera se reflejan en los medallones o piezas de bisutería que elaboro con parte de ellos. Y digo parte porque los diseños de Pedro son grandes y tan elaborados que si redujera demasiado su tamaño no se apreciaría la belleza del intrincado patrón, los delicados detalles. Ya se notaba en las fotos últimas que publiqué en las cuales coloqué el medallón o collar en el lugar del mandala de donde extraje ese pedacito. Es evidente que utilizando el centro o una sección exterior del mismo mandala el resultado es completamente distinto, pero también la energía es otra.

Así que me ha parecido oportuno comenzar por el principio, sobre todo para quienes no están familiarizados con los mandalas, pues con frecuencia me preguntan qué es o su significado y si eso tiene que ver con una creencia religiosa, etc. Sin embargo, no siendo yo una experta en la materia, el experto es Pedro, yo sólo puedo hablar de cómo yo experiemento la intencionalidad del mandala y cómo esa energía impregna la pieza que elaboro e inspira a quien la lleva consigo. Sigue leyendo


2 comentarios

Gracia Divina

Me sumergí en el silencio buscando aquellos espacios otrora sublimes, donde solía contactar esa chispa de luz que enciende mis pupilas. Pero por mucho que exploré cada rincón sólo encontré oscuridad, frío, dureza. Aquí y ahora me decía, inhalaba  presencia, pero exhalaba tristeza, inhalaba despacio y exhalaba de prisa, porque acechaba la añoranza, porque asomaban las lágrimas que agazapadas desde tu partida esperaban el momento para inundar esa superficie rocosa y vulnerable que ha pretendido ser muro de contención ante un dolor profundo con nombre y apellido. Pero inhalo nuevamente y recuerdo que estás en la luz, exhalo incomprensión, inhalo las promesas que te he hecho y exhalo tus sonrisas, aquí y ahora, buscando una columna erguida que me recuerde la ternura que me inspiraban tus primeros pasos. Qué bendición haber tenido un hermano como tu…aunque hayan pasado siete meses de ausencia inapelable en las que tengo que recordar que había prometido buscar fortaleza en tu entusiasmo y alegría, para seguir pintando cada instante de dulzura. Es entonces cuando reconozco la Gracia Divina invadiendo mi ser, aliviando mi dolor, llenándome de sublimes dorados y naranjas que suavizan las texturas y dan brillo al aquí y al ahora, esa Gracia que permite esbozar un sueño.


Deja un comentario

MINDFULNESS EN FEMENINO: UNA NUEVA EXPERIENCIA CADA DÍA

La vida nos ofrece a diario miles de oportunidades para tomar conciencia del momento presente y cambiar la perspectiva, para darnos cuenta de la trascendencia de los detalles a veces ignorados, de lo afortunados que somos por tener un techo y una mano amiga, de la hermosura de la naturaleza y su perfección o lo importante de sus funciones para nuestra vida; incluso nos da la oportunidad de hacer un viaje de descubrimiento hasta la raíz de nuestras emociones y hábitos, entre otras tantas cosas.  En el caso de las mujeres, esta experiencia puede ser muy rica y variada, simplemente dada nuestra naturaleza cíclica.

La práctica del mindfulness o la conciencia plena nos permite desarrollar esa introspección que va más allá de la conversación perenne de nuestra mente ordinaria, del divagar por diversos escenarios reales o imaginados, de enlazar aleatoriamente recuerdos, tareas, deseos, preocupaciones… Y en ese estado de presencia diferente que logramos Sigue leyendo


Deja un comentario

EL 14 DE MAYO RECIBIMOS JUNTAS LA BENDICIÓN DEL ÚTERO PARA RESCATAR LA SACRALIDAD SEXUAL FEMENINA

Las Madres Lunares de Navarra hemos organizado un evento para recibir juntas la próxima Bendición Mundial del Útero que Miranda Gray nos regalará este 14 de mayo. Cada Bendición Mundial se orienta a la sanación heridas o retos que afectan a todas las mujeres, tengamos conciencia de ello o no. La sexualidad es uno de esos desafíos con los que las mujeres hemos tenido que “batallar” desde hace miles de años, generándonos bloqueos energéticos o reprimiendo una parte de nuestra naturaleza y por ende, de nuestra creatividad. Por ello Miranda propone aprovechar las energías de la primavera para abordar este tema ofreciéndonos una meditación adicional centrada en el tema pues considera que “Ya es hora de que permitamos que nuestra sexualidad florezca y se abra para que podamos aceptarla en toda su belleza y disfrutar de cómo se expresa naturalmente en nuestras vidas. Libres de miedos, limitaciones y expectativas, podemos descubrir nuestra verdadera sacralidad sexual”. 

Con esta inspiración es que hemos conjugado nuestros talentos, saberes, y disposición para ofreceros una experiencia muy especial  Sigue leyendo