InspirArte y Ser

Un espacio para el espíritu creativo en todas las áreas de nuestras vidas.


2 comentarios

Gazing at the stars from within

She was just breathing,

slowly, aiming at achieving relaxation,

letting go of her anxiety…

She has stoped confronting the mind,

Letting it be so, a mind.

Letting it wonder around,

admiring its unrelenting torrent of thoughts.

Whilst, her body had also stoped resisting,

surrendering to that the static posture,

finding pleasure in stillness…

She was just breathing and observing…

contemplating the cyclic nature of breathing,

enjoying the air caressing her nostrils

feeling its temperature,

its constant journey through her body and cells.

Observing the change while nothing had changed

while the most subtle vibrations became evident…

An authentic delight to discover their dance,

inside and even outside her body.

The inner space was not so dark anymore

but profound and with nuances of different colors,

reflecting the glow of an inmense sparkling sky.

She was amaized,

gazing  at the stars which illuminated her shadows,

that soothed the scarces of life,

that showed the brightness of her blessings…

All of the sudden,

the light of the sky became her own light

and stillness was absolute…

Presence became real,

time lost relevance…

Just gratitude and joy could follow up.


Image: Rachel Byler painting.


2 comentarios

El otoño se acerca a su fin dejándome su inspiración

Cada estación tiene su encanto, y los colores del otoño, las capas de hojas secas en distintas tonalidades y la sensación de caminar sobre ellas son algunos de los más apreciados. A mi también me encantan, me inspiran. Esos colores y esas sensaciones han ido transformando la manera en la que mi creatividad se expresa en estos días, y se han plasmado en collares, bufandas y cuellos que he estado tejiendo o elaborando.

Otoño que inspira141212_091655_COLLAGE-1

Es facinante contemplar la transformación de la naturaleza. Nos ofrece este regalo multisensorial antes de sumergirse 141212_092241_COLLAGE-1en la quietud de la hivernación, para  luego volver a mostrarnos su sonrisa en primavera; demostrando que la chispa de vida no había desaparecido, simplemente estaba orientada a otras funciones también  importantes.

Sin embargo, uno de los espectáculos matinales que considero más hermosos de esta época del año se produce al amanecer de la primera helada Sigue leyendo


2 comentarios

CON-CIENCIA ECOLÓGICA Y ESPIRITUALIDAD

El 5 de junio se celebra el Día Mundial del Ambiente, y este año se ha dedicado especialmente a los pequeños estados insulares por su vulnerabilidad ante la elevación del nivel del mar derivada del cambio climático. Se destaca así la estrecha relación que tenemos los humanos con el medio ambiente la cual se suele subestimar hasta el punto de sacrificar la capacidad de los ecosistemas de reponerse al impacto que le generamos con cada una de nuestras actividades.  Hace más de diez años Naciones Unidas inició un estudio muy importante llamado Evaluación de los Ecosistemas del Milenio, en el que participaron 1.360 científicos de diversas partes del mundo, poniendo en evidencia el grave deterioro que presentan los ecosistemas y los riesgos que entraña para los humanos el no preservar los equilibrios naturales, el informe incluyó un gráfico muy didáctico de los servicios que nos provee la naturaleza. La verdad es que dependemos de ella para todo, incluso para inspirarnos en su funcionamiento y así resolver algunos de los importantes retos a los que nos enfrentamos hoy en día.

Links btw Ecosystems and Human Well Being

La ciencia viene pues a confirmarnos cosas tan evidentes que nuestros ancestros tenían muy claras y que algunas culturas autóctonas aún transmiten en sus enseñanzas. Ejemplo de ello son las palabras de la Abuela Margarita en esa entrevista que compartí en una entrada anterior. También muchas escuelas espirituales hacen énfasis en esa conexión con la naturaleza. El científico austríaco Fritjof Capra destaca que la ecología y la espiritualidad están conectadas de manera fundamental, porque la conciencia de la ecología profunda  es al final la conciencia espiritual. Ken Wilber por su parte ha abordado en profundidad ese nexo tanto en su libro Sexo, Ecología y Espiritualidad como en una Breve historia de todas las cosas.

La práctica del mindfulness incluye ejercicios que nos lleven a contemplar ese vínculo tan esencial con la naturaleza; tocar la tierra, es uno de ellos. Me encanta este ejercicio porque además de resaltar ese vínculo con los ecosistemas,   también pone énfasis en nuestras raíces, lo que nos lleva a considerar a nuestros ancestros, nuestro lugar en el mundo, las generaciones a las que dejaremos este planeta.  Para ello, nos sentamos directamente sobre la tierra, tocándola con nuestras manos con la inocencia de un niño, dándonos cuenta que en la tierra también están los acuíferos, que de alguna parte de ella brotan los manantiales. Respiramos y sentimos la estabilidad que nos da, y la posibilidad de descargar en ella nuestras emociones. Podemos formar figuras mezclando tierra con agua y darnos cuenta de su maleabilidad, de nuestra capacidad para cambiarla. Podemos reverenciarla colocando nuestra frente directamente sobre ella y culminar conectando con la gratitud de contar con una tierra pródiga en tantos frutos, paisajes, cuevas, montañas…

 


2 comentarios

LA PRIMAVERA ES PERFECTA PARA LOS ZUMOS DE VERDURAS

Estos días de luz primaveral en el hemisferio norte son hermosos. Le contagian a uno la energía del florecer. Aunque en Pamplona siempre viene bien una bebida caliente por las noches, la temperatura en estos momentos es ideal para uno de esos zumos verdes cuyo efecto nutritivo, desintoxicante y alcalinizante les ha hecho tan populares. Además, permiten Sigue leyendo


2 comentarios

CUANDO LOS CICLOS TIENEN SABOR A TRADICIÓN

Siendo que la naturaleza no es lineal sino cíclica y que somos parte de ella, sintonizarnos con esos ciclos me parece importante y enriquecedor; aprovechando sus estadios para hacer lo que corresponde a ese momento. Cuando el tránsito por esos ciclos tiene sabor a tradición entonces la cosa toma otro cariz, otra dimensión.

Entre las tradiciones que mantenemos en nuestra familia está la de aprovechar el solsticio de invierno para hacer un balance del año, dar la bienvenida al Espíritu de la Navidad, al triunfo de la luz sobre la oscuridad, y plantearnos los sueños y metas para el próximo año, no sólo a nivel individual sino también lo que deseamos para nuestra familia extendida, los amigos y el mundo del que somos parte. Aprovechamos para reconocer nuestra responsabilidad en las situaciones que hemos atravesado o estamos atravesando, reconocemos nuestra propia sombra como parte de los retos que confrontamos, y damos gracias por las bendiciones recibidas, que son muchas. Parte de nuestro ritual particular incluye sentarnos los tres a reflexionar en voz alta sobre todo ello, y es un momento de sincerarnos, revelador de lo que hemos crecido y de las potencialidades, nos da una oportunidad de tomar conciencia de las enseñanzas que pueden haber llegado en un “envoltorio desagradable”. Lo que cada uno va compartiendo sirve para recordar otros eventos o situaciones que queremos incluir en nuestro propio balance, o entre los compromisos de canalizar nuestra energía hacia el logro de determinadas metas. Muchas veces hemos hecho esto con amigos entrañables pero esta vez fue algo íntimo y emocionante. 2013 fue un año de recuperación de la salud, de grandes aprendizajes, de armonía familiar, de indignación por la situación socio-política de Venezuela, pero también de sentir que he encontrado mi elemento, de una conexión intensa con mi esencia que me genera extraordinaria motivación y creatividad, por todo lo cual me siento infinitamente agradecida. Obviamente el plantearse sueños sin actuar no conduce a nada, por lo que hemos estado posteriormente trabajando en una planificación detallada pero flexible para poder materializar esas aspiraciones. Ello implica no solo hacer sino también ser, vivir cada uno de nuestros sueños.

Este 21 de diciembre fue especial también porque coincidió con una feria artesanal cuya preparación implicó conectarme con las artes tradicionales que las mujeres de mi árbol genealógico han sabido legarme, y añadir un poco de energía jovial para imprimir otro carácter a las creaciones. Esto me sirvió para valorar una vez más esa herencia y agradecerla. Además, en este evento conocí a gente maravillosa, creativa, y con unos corazones de oro! Fue increíble, por ejemplo, escuchar la historia de Maite Sanz, una mujer de leyes y extensa trayectoria profesional que se ha reinventado como artista plástica gracias a una creatividad que es a la vez dulce y alegre. Me emocionó descubrir que en determinadas circunstancias de nuestra vida habíamos hecho la misma reflexión, utilizando incluso las mismas palabras!!!! Hemos apostado por nuestros valores más esenciales y coincidimos en sentirnos felices de haberlo hecho -aún asumiendo los costes que ello acarrea. Maite, ahora tu también Pintas mucho en mi vidaEncontraremos ocasiones para nutrir esta amistad, compartiendo desde el corazón. 

Y es que compartir es el verbo que creo que más se conjuga en esta temporada,sobre todo cuando este tránsito por los ciclos tiene sabor a tradición venezolana. Desde esa conciencia plena de lo que hacemos en el momento presente las raíces cobran una gran significación, nos dan estabilidad, nos permiten que la copa se eleve tranquila y saludablemente, aún en otras tierras y alimentándose de otra savia… Por eso el día de Navidad honramos a nuestros ancestros haciendo hallacas en familia. 

Proceso hallacas2Preparar los ingredientes, cortar, amasar, cocinar el guiso, doblar con cuidado las hojas de plátano para que no les entre agua durante la cocción, amarrar cada hallaca como si fuese un regalo para nuestros paladares… Lo he hecho practicando Mindfulness, sintiendo cada sensación al entrar en contacto  con la harina, fundiéndola con el caldo, al lavar los pimientos y cortar la cebolla, al sentir el aroma que me traslada a mi niñez, al percibir la delicadeza de las hojas del cilantro o todo el sol que está atrapado en una pasa. Tomando conciencia del por qué  y cómo se ha ido conformando nuestra manera particular de hacer hallacas, de quién he tomado la forma de extender la masa, los secretos del guiso, el tipo de “adornos” que coloco… He repasado los recuerdos de las abuelas, mi madre, mis tías,…que mezcla de influencias regionales, cuanto amor en la alquímica forma de dar sabor a nuestra cocina tradicional! 

Proceso hallacas

Es un relato que permite a mi hijo -ahora adolescente- apreciar más nuestras tradiciones. Bueno, de hecho se convirtió en un experto en extender la masa, casi como las abuela Matesa o Tula! Por su puesto que todo esto ha sido realizado al compás de la música. Para nosotros no hay hallacas sin los aguinaldos interpretados por Simón Díaz, el Orfeón Universitario, Serenata Guayanesa, el Cuarteto en Nochebuena y, por su puesto, una selección de gaitas zulianas que nos han hecho revivir paisajes y momentos especiales. Nos hemos deleitado con el sabor y los aromas que después conjugamos con otras tradiciones aprendidas en el hermoso devenir nómada de nuestras vidas que en el invierno apetecen, como el vino caliente de los nórdicos, el té con especies al estilo de la India o el pan de jamón con harina integral.

Así llegamos al 31 de diciembre, como empujados por el viento de la fe en que cada día del nuevo año será una oportunidad para ir poniendo una piedrita más en la construcción de nuestros sueños, que como en este mundo en el que todo está interconectado más es un trabajo interior más que exterior, una oportunidad más para vivir desde la gratitud por tantos milagros sencillos de la vida que a veces pasan desapercibidos y en realidad son fantásticos, por cada instante para inspirarnos en la naturaleza y sus ciclos, cambiando, renovándonos, revitalizándonos, despertando de esa fase de otoño a la tenue luz del invierno que se va incrementando paso a paso hasta que llegue la primavera. Al menos esa es la intención. Recibimos las doce campanadas junto a un grupo de amigos a los que sentimos como parte de nuestra familia elegida, aunque sean ellos los que han elegido invitarnos entrar en sus vidas y ahora a compartir en su hogar celebrando la vida, con la alegría de ver a los chicos jugando, bailando… y siguiendo la tradición española, eso sí, acompañada con los mojitos “terapéuticos” de mi marido cubano!!!

El inicio del nuevo año ha coincidido con la Luna nueva y por tanto con nuestra reunión mensual de la luna nueva que evidentemente estuvo signada también por los balances, reflexiones de fin de ciclo e inicio del nuevo desde la conciencia plena, compartiendo experiencias y cánticos hermosos gracias a la hospitalidad y calidez de Eva Bernal. Por un momento fuimos trece mujeres y luego catorce, una coincidencia con el paso del 2013 a 2014 que no pasó desapercibida a Begoña. Ha sido muy hermoso y memorable; la energía que se creó fue muy especial y las sensaciones experiementadas con el canto africano de Marga han sido maravillosas. Sólo nos resta desear que mantengamos nuestro foco de atención, que aprovechemos esas influencias de los astros y los arquetipos de este año para vivir desde la coherencia entre nuestra mente, nuestro corazón y nuestra voluntad de acción; y que mantengamos nuestro compromiso de respetar nuestra naturaleza cíclica para alcanzar las metas que resuenan con nuestros valores más profundos. 


1 comentario

Transitando los ciclos desde la conciencia plena, la gratitud y el compromiso/Parte I

Sin duda alguna el tránsito de un ciclo a otro cambia totalmente cuando lo hacemos desde la conciencia plena y la gratitud, desde la comprensión de su alcance y significación no sólo mentalmente sino en nuestros cuerpos, desde su vivencia con perspectiva integral, profunda e incluso sagrada. Para mí y para más de sesenta mil mujeres estos tránsitos, que el calendario marca como año nuevo, comenzaron con la Bendición Mundial del Útero que Miranda Gray impartió  el 17 de diciembre. Fue una experiencia muy hermosa, tanto por la bendición misma como por el hecho de que acá en Pamplona recibimos ese regalo energético en grupo. Aunque la convocatoria fue abierta a una larga lista de correos acudimos trece mujeres, como las trece lunas, las trece abuelas…  ¡Qué coincidencia!

Bendicion del utero 5 dic2013b

Entre todas creamos un espacio sagrado que propició conectarnos con nuestra luz interior y apoyar la  labor de reencuentro con nuestra verdadera naturaleza femenina. Tres de nosotras que somos Madres Lunares o Moon Mothers estuvimos también re-enviando la bendición y esa fue una sensación muy especial. En mi caso era la primera vez actuando como tal y sentí una marcada diferencia en relación a otras bendiciones anteriores que hemos recibido en grupo. Meditamos juntas, cantamos juntas, oramos juntas, merendamos juntas y conformamos una hermandad para apoyarnos en este camino de reencontrarnos con nuestra esencia, aceptar nuestros cambios como bendiciones y potenciar el uso de los dones que cada fase nos brinda. 

??????????????????????

Allí está nuestro cordón como testimonio de nuestro compromiso con nosotras mismas y nuestra hermandad, por lo cual me siento muy afortunada y agradecida. Un cordón que también han hecho todas las otras mujeres que participaron en esta Bendición Mundial del Útero para pedir por el despertar de la naturaleza femenina en todas las mujeres, por la presencia del amor de la Divinidad Femenina en los corazones de todas las que formamos parte de esta hermandad y por nuestro útero para que se abra y se llene de la presencia sanadora de la Divinidad Femenina.

Un poco más tarde, ya en casa, me senté en solitario a recibir la bendición que esta vez Miranda estaba enviando desde ese mágico lugar de  México, un cenote en Tulum! Me pareció extraño que en cuanto inicié la meditación en vez de sentir serenidad, paz, me vinieron imágenes de una tormenta tropical que me trasladaron mentalmente a mi país, Venezuela. Pensé que estaba rememorando  más de lo habitual a mis abuelas en los días previos y traté de centrarme en la respiración, las sensaciones internas, la intención de transitar hacia el solsticio de invierno y el final del año conectada con mi cuerpo, escuchándolo, cuidándolo, honrando su naturaleza cíclica. Me sorprendí aún más al día siguiente cuando leí el relato de Miranda sobre la experiencia de la bendición desde el cenote porque precisamente se había desatado una lluvia tropical en plena ceremonia!!! 

Bendicion del utero 2 dic2013b

Con esta bendición iniciamos la despedida al año de la Madre y comenzamos a prepararnos para recibir el año de la Hechicera que comienza con la primera luna nueva del año, coincidiendo con el primer día de 2014. Miranda explica que el arquetipo de la Hechicera se corresponde con la fase pre-menstrual y sugiere que nos preparemos para un año de “cambios y transformaciones rápidas, verdad, inspiración, creatividad, magia salvaje y sexo maravilloso. Si tratamos de ignorarla, limitarla o reprimirla, ella peleará ¡y es mucho más fuerte que nosotras! 

Nos pedirá que resurjamos desde las profundidades para seguir nuestros instintos, para ser flexibles, y para que dancemos con ella hasta lo más profundo de nuestra alma. Necesitamos danzar con ella porque en la oscuridad ella es quien sabe cómo hacerlo. Entonces podemos hacer planes, pero para llevarlos a cabo en el 2014 debemos danzarlos”. Con ello nos quiere decir que es importante conectarnos con nuestra pasión, con las estaciones, con la sensualidad de nuestro cuerpo y expresarnos de manera creativa, abrazando la energía de las profundidad espiritual en cada cosa que hacemos. 

Altar bendición del utero dic2013

También nos alerta que es posible que experimentemos la energía de la Hechicera como una fuerte tendencia a hacer las cosas de manera diferente y una necesidad de botar lo viejo o lo que está roto, no sólo en nuestro entorno sino en nosotras mismas porque este arquetipo combina la fuerza de la creación y con la de la destrucción. Su naturaleza salvaje viene del subconciente y nos inspira, nos llena de ideas creativas al tiempo que nos conduce a romper con las expectativas respecto a lo que somos, las limitaciones que nos hemos impuesto u otros nos imponen. La Hechicera nos lleva a ser auténticas, a vivir un camino de variados y vibrantes colores. Como diría Monique Grande ella puede también adoptar la forma de Visionaria, Expatriada, Creativa, Heroína, Maga Seductora, Amazona, Impetuosa o Sacerdotisa. Es preciso abrazar nuestra naturaleza cíclica y la sacralidad de nuestro útero para percibir lo que cada instante aporta y canalizar la poderosa energía típica de la Hechicera. Las bendiciones mundiales a distancia así como las bendiciones individuales y las sanaciones con una Moon mother pueden apoyarte a gestionar mejor estos desafíos.

En mi caso yo he sentido que aunque estos días de fin de año han sido de mucha intensidad, compromisos, eventos, reuniones, preparaciones, limpieza, rituales… me ha sido de mucha ayuda haber recibido la bendición y seguir  escuchando a mi cuerpo, fluir de acuerdo a lo que me pedía en cada momento y seguir haciéndome autosanaciones a diario. Esto me ha facilitado transitar por el solsticio de invierno y la navidad a mi ritmo, disfrutando de cada uno de los encuentros, con conciencia plena y también agradeciendo profundamente cada instante de vida, cada bendición. Además de revivir nuestras tradiciones navideñas  junto a mi esposo y mi hijo,  también hemos compartido con amigos que se han convertido en parte de la familia elegida en estas tierras, y por otra parte he conocido a personas especiales cuyo encuentro me ha marcado.  Pero eso se los cuento otro día ! Mientras tanto os deseo todo lo mejor en este nuevo año, aprovechando las vibraciones de esta Luna Nueva en Sagitario (según la astrología sideral) que nos impulsa a vivir conectados nuestra verdadera esencia, desatando el maravilloso potencial de cada quien, centrándonos en nuestros objetivos, conjugando visión y acción, abiertos a recibir la inspiración de Venus y Júpiter que inician sus ciclos sinódicos también.  Luz, amor y mucha alegría en el 2014!!!


3 comentarios

LA MEDITACIÓN ES MÁS QUE SUS BENEFICIOS

Después de haberme referido a lo que la neurociencia ha venido corroborando en los últimos años respecto a los efectos positivos de la meditación sobre la actividad cerebral y la salud en general, siento la necesidad de destacar algunos aspectos que van más allá de lo físico, porque como bien dice Naomi Humprey en su libro “Meditación: el camino interior” no podemos pretender captar el talento artístico de una bailarina sólo midiendo sus movimientos y cambios musculares. No podemos comprender lo que significa ser un gran atleta, sólo haciendo seguimiento y evaluación de sus reacciones corporales. No podemos apreciar el alcance de la meditación confinándonos sólo a observar el funcionamiento del cerebro. La meditación es mucho más que los efectos sobre la presión arterial, la relajación o la activación de partes específicas del cerebro, aunque ciertamente esto pueda servirnos de estímulo para iniciar, retomar o mantener nuestra práctica según sea el caso. Otros, sin embargo, tienen otras motivaciones igualmente válidas que atañen al ámbito de lo espiritual (no necesariamente religioso).

Claro que es mucho más complejo entrar en este terreno. Se trata de una práctica tan personal y diversa que cada quien describe dependiendo de su propia vivencia, creencia o filosofía, de cuanto integre la práctica en su vida cotidiana y donde trace la línea para definir cuando está meditando y cuando está haciendo las cosas de manera consciente, en el aquí y el ahora, sin cargas  emocionales del pasado o ansiedad por el futuro.  Depende de cuál es nuestro propósito con la meditación. Esto se aprecia claramente en el caso de la Atención Plena o Mindfulness, que forma parte tanto de la meditación que budistas e hinduistas practican hace más de dos mil años, como de otros estilos de meditación, incluso las chamánicas. Mindfulness ha sido definida como una manera de prestar atención de manera intencional pero suave a todo lo que hacemos momento a momento. Sin embargo es preciso distinguir entre la práctica de la meditación sentada, por una parte, y la integración del ser consciente en nuestras actividades cotidianas, por la otra. Mindfulness puede abarcar las sensaciones que genera el aire entrando por nuestras fosas nasales, la reacción de nuestro cuerpo a un sonido, como también el observar la mente con el propósito de apreciar sus divagaciones y la causa del sufrimiento. La práctica de la compasión forma parte igualmente de Mindfulness, lo que se hace por ejemplo repitiendo un deseo de amor y bienestar para toda la humanidad, o para un grupo de personas determinado. Lo interesante es que al desarrollar la capacidad de mantener la auto-observación y la consciencia por más tiempo de lo que lo hacemos usualmente, se puede llevar ese estado a todas los planos de la vida: al trabajo, las relaciones, se puede conducir concientemente, alimentarnos de manera consciente o emprender un negocio desde esa consciencia plena también que incluye los ecosistemas y nuestros semejantes.

En la filosofía Zen se explica que la meditación no es una práctica para entrenar al cerebro sino Sigue leyendo