InspirArte y Ser

Un espacio para el espíritu creativo en todas las áreas de nuestras vidas.


Deja un comentario

Despejando el camino al empoderamiento a través de la meditación

 

Ya hacen varias semanas que comenzamos nuestras sesiones semanales de meditación. Nos hemos propuesto profundizar en la práctica que vamos conjugando cada vez más con de la energía y el trabajo con temas que necesitamos sanar para evolucionar en nuestro camino. Fue sorprendente que en la primera sesión todas las inquietudes expresadas como intencionalidad para esta etapa se relacionaban con un tema común a muchas mujeres, el de atender a sus propias necesidades y no siempre las de los demás, escuchar su cuerpo, su intuición, respetar sus ritmos, cuidarse, quererse… Eso nos está llevando a recorrer un itinerario que vamos descubriendo semana a semana, haciendo escalas en diversos parajes no siempre gratos al inicio pero finalmente  sanadores. Nos estamos encontrando en el camino sueños abandonados, inhibiciones, tabúes, un cúmulo de responsabilidades asignadas y asumidas como propias, también con el miedo a ser nosotras mismas, a mostrar nuestra vulnerabilidad, a reconocernos en las sombras, y un largo etcétera.

Lo más hermoso es que en minutos atravesamos geografías desconocidas de nuestro interior, tomando atenta nota de sus cualidades y de nuestro sentir, nos sumergimos suavemente en las penumbras para explorar las profundidades  y poco después se nos revelan paisajes más coloridos donde podemos dar rienda suelta a nuestra autenticidad y a la gratitud por las lluvias de bendiciones. Cada quien lo experimenta de una manera más visual o sensorial, pero en cualquier caso reveladora y única, como cada ser humano. Es un camino que nos lleva a empoderarnos, a soltar amarras…

Quiero compartir lo que escribió una de esas mujeres maravillosas que me acompaña en estos viajes después de una de esas sesiones, agradeciendo infinitamente el habérmelo permitido, y que ella tituló PERMITIRSE ABRIR

“Perder el miedo, saco el traje, que resultó ser una armadura antigua,
muy antigua.
Me quito la máscara que no me deja respirar. La tengo incrustada en la cara, atada a la garganta.
Me cuesta. Tiene más ataduras de las que pensaba.
Es la máscara del miedo. Como la que lleva Hannibal Lecter en “El silencio de los corderos”.
Silencio… palabras no dichas…
muertas, ahogadas, estranguladas, que se quedaron dentro de mí,
hiriéndome, desgarrándome.
Desgarrada me sentí durante un tiempo.
Desgarrada me siento ahora, a veces… cada vez menos. Cada vez más suave,
como el viento, como el agua del Mar…
uuummmmmm…
Me quiero. Me Amo. Estoy enamorada. Una criatura está gestándose en mi Utero.
Es mi criatura. Mi creación.
No sé lo que es, pero la siento.
Me vestiré con mi traje cuando Nazca
Ya lo llevo puesto
Es un vestido precioso
Adios Miedo. Ya no te necesito
Gracias. Por tí soy lo que soy.
Sin tí no lo habría logrado.
Gracias por caminar junto a mí en todos los momentos decisivos de mi vida y en los que no…
pues también.
Ahora ya no te necesito
No quiero esconder nada
Quiero buscar mis huesos, desenterrarlos.
Quiero encontrar La Dulzura que hay en Mí.
Que Brote, que Fluya, que invada todos los poros de mi cuerpo, todas las células.
Todas las Mitocondrias.
Quiero sentirme Dulce
Quiero ” saber” Dulce.
Eskerrik asko Unibertso.”

Y además añade: “Gracias por leerme. Gracias por estar a mi lado.”

Soy yo quien tiene que agradecerte infinitamente tanta sensibilidad, tanto valor y que lo compartas con nosotr@s.


La hermosa imagen destacada es obra de Josephine Wall

La imagen de la mujer guerrera  es de Lindsay Look.

Anuncios


2 comentarios

Gazing at the stars from within

She was just breathing,

slowly, aiming at achieving relaxation,

letting go of her anxiety…

She has stoped confronting the mind,

Letting it be so, a mind.

Letting it wonder around,

admiring its unrelenting torrent of thoughts.

Whilst, her body had also stoped resisting,

surrendering to that the static posture,

finding pleasure in stillness…

She was just breathing and observing…

contemplating the cyclic nature of breathing,

enjoying the air caressing her nostrils

feeling its temperature,

its constant journey through her body and cells.

Observing the change while nothing had changed

while the most subtle vibrations became evident…

An authentic delight to discover their dance,

inside and even outside her body.

The inner space was not so dark anymore

but profound and with nuances of different colors,

reflecting the glow of an inmense sparkling sky.

She was amaized,

gazing  at the stars which illuminated her shadows,

that soothed the scarces of life,

that showed the brightness of her blessings…

All of the sudden,

the light of the sky became her own light

and stillness was absolute…

Presence became real,

time lost relevance…

Just gratitude and joy could follow up.


Image: Rachel Byler painting.


Deja un comentario

CON-CIENCIA o SIN CIENCIA: CIRCULOS QUE EMPODERAN A LA MUJER MIENTRAS TEJEN LA RED DE INDRA

Es sorprendente el extraordinario crecimiento que están registrando los círculos de mujeres en todas partes del mundo. Mientras algunos los ven con suspicacia, otros reconocen su gran poder transformador; tanto así que han llegado a ser considerados una herramienta importante para desarrollar el potencial de la mujer como agente de cambio de la sociedad. De hecho hoy en día figuran en guías y manuales de organizaciones que trabajan temas de género en desarrollo.

Uno de los factores que ha jugado un papel preponderante en esta evolución de los círculos es el llamado de Jean Shinoda Bolen “Reune a las mujeres; salva el mundo.” Esta psiquiatra y analista junguiana, quien ha sido profesora de la Universidad de California, prolífica escritora y activista femenina, entre otras tantas cosas viene desde hace años difundiendo la importancia de esta herramienta tanto para las mujeres como para la sociedad en su conjunto.

En su libro “El millonésimo círculo” ella toma como punto de partida el efecto del “centésimo mono,” un relato convertido en parábola de inspiración para la sociedad humana que se basa en una investigación real llevada a cabo en el Centro Japonés de Monos y popularizada por Lyal Watson, entre otros. Según Watson, mientras los científicos japoneses estaban haciendo experimentos cambiándoles la alimentación a los primates, observó que uno de ellos decidió lavar los boniatos o batatas antes de comerlos porque estaban llenos de arena. Ese comportamiento fue imitado por los demás monos y, una vez  generalizado, se transmitió de manera instantánea a monos de islas cercanas con las cuales no tenían relación alguna.

Esa investigación fue considerada por el bioquímico británico Rupert Sheldrake como evidencia de su planteamiento de los campos mórficos, ya que explicaría la mayor probabilidad de propagación no local de un fenómeno, comportamiento o conciencia a medida que se repite más veces. Con base en esa teoría, la proliferación de círculos de mujeres generaría en un momento dado un salto cuántico en términos de conciencia colectiva humana y planetaria. En sociología se hace referencia a la masa crítica que se necesita para el cambio.

Pero resulta que las teorías de Watson y de Sheldrake han sido cuestionadas. Varios libros y artículos de revistas científicas ponen en tela de juicio las bases científicas de la investigación de los japoneses con los primates y la suposición de que no hubo contacto entre los monos de las diferentes islas. Sin embargo, el descrédito de la comunidad científica al efecto del centésimo mono no ha menoscabado el crecimiento de los círculos de mujeres en la búsqueda de un equilibrio entre las cualidades masculinas y femeninas, ni el impacto positivo en las vidas de quienes forman parte de ellos, mientras el Millonésimo Círculo constituye hoy por hoy el punto de partida y la fuente de inspiración.

circulo
Como bien señala Jean Shinoda Bolen “el poder invisible que los círculos de mujeres ejercen sobre quienes los constituyen nace del poder sanador, afianzador y alentador que somos capaces de tener una sobre otra. Cuando se cuenta con ese aliento y ese verdadero apoyo a la hora de llevar a cabo un cambio significativo es posible que el cambio se realice. El que otras personas crean en nosotras o compartan nuestros puntos de vista posee un poderoso e invisible efecto… Los círculos de mujeres se convierten en un espacio uterino donde se incuban sueños y planes, y en un lugar donde se puede hablar de ellos y recibir ayuda a fin de dar nuestros primeros pasos” (Bolen, Mensaje Urgente a las Mujeres).

Esto me hace evocar una de las metáforas védicas que más me gusta por la sencillez con la que se transmite una ancestral sabiduría de gran trascendencia para el desarrollo del potencial humano y en particular el trabajo con lo femenino, la Red de Indra. Según los libros sagrados de los Vedas, del Palacio de Indra, el Dios de los Cielos, colgaba una red formada por hilos que se extendía hasta el infinito como si se tratara de una tela de araña multidimensional, conteniendo una perla o una piedra preciosa tallada y esplendorosa en cada intersección o nodo de la red. Dado que la red es infinita el número de relucientes joyas también lo es, pero lo más hermoso es que en cada una de ellas se refleja el brillo de todas las demás, además de reflejarse todo el Cosmos. De manera que mientras cada una de esas gemas brille con mayor intensidad también el resto incrementará su propio brillo, y el cambio en una de ellas se reflejará en las otras. Cada ser vivo y cada cosa que existe en el universo o podamos imaginar es una perla o piedra preciosa en uno de los nodos de la red, con todo el potencial de brillar esplendorosamente.

Este mito ha servido para explicar en el budismo y el hinduismo la interconexión entre el microcosmos y el macrocosmos, o la noción del todo y sus partes. En el Avantamsaka Sutra o Sutra de la Guirnalda, uno de los textos sagradflowersutraos del budismo Mahayana, se reflexiona sobre dicha conexión. Un estudiante le pregunta al maestro cómo pueden considerarse todas esas piedras preciosas una sola gema, y el maestro le responde: – Si tu no lo crees coloca un punto en una de esas piedras preciosas o perlas y observa como luego hay puntos en todas y cada una de las gemas. Por eso sabemos que todas forman una misma joya.

El físico Fritjof Capra señala en su libro El Tao de la Física que este Sutra de hace más de dos Tao de la Físicamil quinientos años estaría en la base de la teoría cuántica y del relacionamiento interdependiente, toda vez que las partículas están dinámicamente compuestas una de las otras.

Para mí todo ello es una metáfora de lo que sucede en los círculos de mujeres pues se crea un espacio de contención donde no hay riesgo de expresarse y se cultiva entre otras tantas cosas la escucha, la confianza, la empatía, la solidaridad, la igualdad (porque en un círculo todas estamos al mismo nivel), y además se comparten saberes e ilusión, mientras se refuerza la autoestima.  Cuando una mujer conecta con su autentica esencia femenina, abandona la lucha y desata su capacidad creadora y todo su entorno recibe los destellos de ese brillo, encuentra los caminos para mejorar sus relaciones desde el respeto a la diferencia y el amor. Eso es verdaderamente empoderamiento.

La capacidad de cambio y el movimiento son algo intrínseco al círculo.  Numerosas experiencias confirman que tanto a nivel individual como colectivo los circulos impulsan cambios que fortalecen la capacidad de las mujeres para desarrollar todo su potencial pero también lo transmiten a sus hijos, a sus parejas o a su comunidad. Si eso es así, que podríamos esperar de un círculo de círculos. Eso es lo que se está preparando para el Equinoccio de la Primavera 2015 en Amalurra, un lugar especial en Artzentales, cerca de Bilbao (España), donde la naturaleza y un proyecto colectivo con sentido ecológico y social sirven de marco a este encuentro entre circulos y mujeres de diversos orígenes. Sanándonos a nosotras, sanando la tierra es el tema del encuentro, es decir mis dos temas!!!! Mujer y Medio Ambiente; mejor imposible!. Estoy convencida que será una experiencia muy enriquecedora; allí iremos a compartir sueños, aprender unas de otras y conectarnos con nuestra auténtica esencia, dejándonos acunar por la tierra y expresándole nuestro amor y gratitud. Anímate, tu también puedes participar.


5 comentarios

CONCIENCIA QUE SE VUELVE POESÍA: “AHORA TOCA…”

Ahora toca… Así ha titulado mi gran amiga, Hortensia Carrer-Blandin, este hermoso poema que destila sensibilidad y sabiduría; oportunidad ribeteada de gratitud y enfoque positivo.

Además de una destacada profesional en el campo de la psicoterapia junguiana, Hortensia es también un ser humano extraordinario que ha dedicado una importante parte de su vida a ir sembrando el mundo de conciencia femenina, de círculos de mujeres, generando espacios de encuentro con nuestra ciclicidad, nuestro cuerpo, honrando el linage femenino, entre otras tantas cosas. Tiene el don de la escucha y también de la palabra que como bálsamo alivia o estimula según el caso. Su espiritualidad tiene fragancia terrenal, maravillándose con lo simple y cotidiano; un tejido único elaborado con largas hebras de experiencia y desarrollo personal que comparte con los colores de la amabilidad, sencillez y al mismo tiempo profundidad. Podría extenderme horas a enaltecer a alguien que como ven admiro profundamente, pero prefiero que sean sus propias palabras las que os transmitan su mensaje.

athena16

AHORA TOCA…

Traspasar el velo del mundo detrás del mundo y escuchar el rio debajo del rio.
Palpar el tambor del corazón y escuchar los mensajes de la sangre…
…siempre nueva y siempre eterna.
Respirar con el aliento de la loba que habita en la cueva granate de tus entrañas.
Dejar pasar las ideas cuando oscurecen y sostener solo las que aclaran.
Parir los días y criarlos con el sacrosanto oficio del amor,
De la misma manera que hemos criamos los hijos con el sacrosanto oficio de los días,
Enterrarse cuando hay que morir y florecer cuando llega el renacer.

Ahora toca…..

Honrar lo que se fue,
y reconocer lo que quedó,
Vivir con tus muertos y transformarlos en aliados de vida.
Esperar el fuego del amor sin perderte en los hielos del desamor,
Recibir al hombre permitiéndole ser hombre
y dejándote ser mujer
Aceptar el designio que la única tarea antes de morir. que te pide la Gran Diosa y su consorte el Gran Dios
es construir tu alma, elevar tu espíritu y venerar tu cuerpo.
Entonces….. solo entonces, ingresas al clan de las mujeres sabias.

Entonces…

…solo entonces eres parte de la gran manada de las trasmisoras de las pequeñas grandes verdades,
esas que nos sopla la Diosa al oído y que salen por la boca como cornucopia de frutos que alimentan la humanidad.

Hortensia Carrer-Blandín

Ilustraciones: Susan Seddon


3 comentarios

Una buena dosis de inspiración para comenzar el Año Internacional de la Luz: gracias Biarritz!

20141230_162107_PanoLa costa vasca tiene unos paisajes naturales y humanos muy interesantes, tanto del lado español como del lado francés. Su proximidad a Pamplona nos ha permitido ir explorando algunas de sus ciudades y pueblos, desde la pujante y ecléctica Bilbao o la majestuosa San Sebastian antes de pasar la frontera y llegar al antiguo puerto de San Juan de Luz o la lujosa Biarritz.

Quisimos aprovechar una vez más para escaparnos un par de días y recibir el año deambulando entre las callejuelas estrechas de alguno de los pequeños parajes de esa región. Sin embargo, al leer que ya se ha hecho una costumbre que Biarritz se vistiera de luz en Navidad, y que no se trataba simplemente de los típicos adornos luminosos  sino que se IYL_Logo_ColorPrimary-350x185trataba de artistas de la iluminación proyectando sus composiciones sobre algunos de sus edificios principales, decidimos optar por esta ciudad que con donaire se asoma al mar Cantábrico. Una excelente propuesta para recibir el que la UNESCO ha declarado como el Año Internacional de la Luz. Sigue leyendo


3 comentarios

MINDFULNESS EN TIEMPOS REVUELTOS

A principios de este año había asumido el reto de escribir en el blog al menos una vez a la semana, y con mucho entusiasmo lo logré el primer mes. Sin embargo, la vida toma rumbos inesperados, unos gratos y otros no. En un en un instante se desata una catástrofe natural, un conflicto, se escapa una vida, se trunca un sueño… confirmándonos que no estamos al mando de nada… Retos inconmensurables ante los que hace falta que hagamos acopio de nuestra mayor fortaleza espiritual, de todas las herramientas a nuestra disposición para superarlos, porque ello redundará en pro de nuestra propia transformación. El poeta y dramaturgo inglés Christopher Fray en “Un sueño de prisioneros” decía “Gracias Dios que nuestro tiempo es ahora, cuando tenemos que hacer frente al mal en todas partes. Nunca nos dejará hasta que demos el salto más trascendental que nuestra alma haya dado jamás. Los asuntos son ahora del tamaño del alma”. Él se refería a la guerra, afirmando que en esos momentos se requerían cualidades más poderosas y sabias como la caridad, la bondad o el pacifismo, en vez de la rabia o conocer de estrategia.

Pero esos asuntos del tamaño del alma generan un caudal de emociones que es importante expresar, reconocer, aceptar y procesar. Tal vez las responsabilidades laborales, familiares o de otro orden nos obliguen a seguir adelante guardando el equipaje de sentimientos; algunas veces por convencionalismos sociales se opta por no demostrar dolor, conmoción, angustia o desasosiego; pero ese espacio y tiempo para ir dentro de nosotros y reconocer lo que sucede en nuestro interior es fundamental porque las emociones no expresadas se alojan en algún lugar de nuestro cuerpo causando más dolor, enfermedades o simplemente esperando hasta que la última gota derrame el vaso y entonces devenir en un tsunami emocional de consecuencias impredecibles.

Por eso después de un mes tratando de centrarme en apoyar a mi cosmic_light_11___Marina Petromadre y mis hermanos en ese tránsito tan difícil que ha supuesto la inusitada partida de mi hermano menor y darle luz para acelerar su tránsito a otras dimensiones, el regreso a casa ha sido como experimentar el reencuentro con mi propio dolor, con la incomprensión de una realidad social que ha derivado en esa alta probabilidad de perder la vida en manos de la delincuencia, como lo hicieron con Daniel,un joven lleno de vida y de sueños en los que además nos involucraba a todos con su cautivante energía, o por el hecho de dejar parte de mi familia en un país que enfrenta en estos momentos una situación muy compleja que ha cobrado la vida de otros tantos jóvenes. El duelo tiene esas cosas, a veces crees que ya has aceptado la realidad y de repente se abre un abismo de nostalgia que nos recuerda que parte de nosotros también se ha ido en esa relación interrumpida.

En esos momentos me consuela saber que los relatos de personas que han experimentado experiencias cercanas a la muerte son muy hermosos y nos hablan de un suave tránsito hacia la luz; y cuando aparece de nuevo la sensación de injusticia o dolor convertido en lágrimas echo mano de la práctica de la conciencia plena, el mindfulness, para verlo de cerca, reconocerlo yexpresarlo, sentir de donde proviene y cómo se disipa. Oxigeno mis pulmones y mis células con chispas de vida, recordando cuan efímera es y la importancia de vivir aquí y ahora. Aprovecho para respirar con olor a rosas y bergamota para que llegue a mi cerebro ese consuelo y estímulo que necesito para retomar mis actividades. Huyo de la victimización y me refugio en la capacidad de transformación que tenemos los humanos, de regeneración, en el amor de mis seres queridos cuyo apoyo ha sido fundamental, reconozco la bendición de contar con tantos buenos amigos que me han expresado su afecto de mil maneras, que me han acompañado.

large_Misty_wisteriaEn el silencio interior me doy cuenta hasta donde llega la aflicción y la disuelvo en el recuerdo de su risa, mientras mis ojos buscan el rayo de sol que se insinúa entre las nubes. Y cuando mi mente se resiste entonces echo mano de mi cuerpo para que me ayude, adopto una postura erguida y me ocupo de las tantas cosas que aún no habían recibido mi atención; plasmo algunos trazos sobre el lienzo… Toma su tiempo reconectar con la fuerza que nos mueve y nos hace asumir una actitud expansiva, positiva. Cada quien tiene su ritmo. La meditación me ha ayudado a adoptar esa actitud receptiva para que la Luz Divina pueda suavemente ir calmando el sufrimiento, tiernamente suturando las heridas, dulcemente penetrando en cada una de nuestras células limpiando la congoja, apreciando los primeros brotes de la primavera, la alegría que deriva de una sonrisa, una reflexión que te aclara el entendimiento o un comportamiento que te llena de esperanzas. Allí ha reposado mi alma muchos días regodeándose en cada detalle, en cada sensación, poniendo toda la atención en cada señal, en cada destello que irradia mi corazón, en el poder que fluye desde dentro y que me inspira la confianza necesaria en que puedo ir dando pasos en el camino hacia mis propios sueños.

_________

La imagen destacada es de Alasdair Urquhart, mientras que Cosmic Light es una obra de Marina Petro  y Misty Wisteria es de Rachel Mc Naughton.