4 comentarios

El adios más dificil, la mayor gratitud

Aunque tantas veces nos hemos despedido y esto es -como dicen-ley de vida, lo natural, un ciclo cumplido, un descanso… decirte adiós en esta ocasión no deja de ser difícil. Prepararme para tu ausencia física ha sido una quimera, aunque sepa que no eres sólo un cuerpo convertido en cenizas sino un alma poderosa y trascendente: la mujer que me trajo al mundo, quien me acogió en su útero y en su corazón, la que me amamantó, la que me enseñó eso del amor incondicional, lo que es luchar por sus hijos, un ejemplo de resiliencia, la amiga sincera, la motivadora en cualquier circunstancia, la memoria histórica de la familia, la valiente para vivir y para morir…

Me va a tomar un tiempo acostumbrarme a esta tu nueva forma de estar presente en mi vida y en la de todos los que te amamos… Por el momento, parece que me hubiera sumido en un espacio de silencio infinito que no quisiera perturbar. Y sin embargo, se agolpan los pensamientos por momentos, el recuerdo de tus planes, tus sueños de ayudar a tanta gente y tantas instituciones, tantas ilusiones, tantas reflexiones… Demasiado ruido para este duelo profundo, para un cordón que se transforma, para un amor que busca esa nueva forma de expresarse, para poner de manifiesto esta inmensa gratitud por darme la vida, por todo lo que hiciste para que me convirtiera en la persona que soy, por todas las lecciones de vida, por todas las aventuras que vivimos juntas, los lugares que descubrimos juntas, por tanto amor…

Adiós mamá. A Dios encomiendo tu alma grande, ese Dios en el que tanta fe has tenido siempre y en cuyos brazos te entregaste sin resistencia al final del camino. Me alivia saberte en paz.  Te imagino estar siendo acompañada en este viaje único hacia la luz por mi abuelita Carmen Elisa, el abuelo Quintero, Daniel… Tal vez hasta Hernán saldrá a tu encuentro, con su proverbial calidez y su “musiua”

Descansa mamá. Todo está bien. Tu fortaleza espiritual nos inspira. Honro tu memoria.

Te amo.

Anuncios


2 comentarios

Saintes-Maries-de-la-Mer un lugar de leyendas y fervor donde se inicia “el camino” de María Magdalena.

Hace pocos días tuve la oportunidad de visitar algunos lugares del sur de Francia, entre los que se encuentra esa localidad de la Camarga cuyo nombre, Saintes-Maries-de-la-Mer, constituye una veneración a las Marías en la vida de Jesucristo y un sitio de peregrinación de los gitanos cuya patrona, Santa Sara, es en si misma un misterio. Retando las lagunas existentes en cuanto a constatación histórica de algunos aspectos y en ausencia de versiones de la propias protagonistas, se tejen todo tipo de historias que dan vida al creciente culto a una figura femenina más integral que complemente la imagen virginal de María madre o la de impura arrepentida y penitente que refleja el Nuevo Testamento cuando se refiere a María Magdalena. Algunos estudios comienzan a hablar de una especie de “camino” que sigue los pasos de esta mujer cuya vida podría haber sido mucho más importante para el cristianismo y hasta pionera del movimiento por la igualdad entre los sexos, propugnando la emancipción del esquema patriarcal como señala el profesor J.J Tamayo de la Universidad Carlos III de Madrid. Por ello los “caminantes” son tanto católicos como personas que no profesan religión alguna e incluso lo que se ha calificado como neopaganistas porque honran la sacralidad femenina.

1024px-Notre_Dame_de_la_Mer_01Saintes-Maries-de-la-Mer es una población de la costa mediterranea que se encuentra al final de los humedales que rodean la desembocadura del pequeño Ródano donde abundan las aves y una hermosa raza de caballos típica de la zona que complementa un paisaje muy singular. Según una popular versión que podemos incluso leer en la Iglesia de Nuestra Señora del Mar hasta allí habrían llegado milagrosamente, en una embarcación sin velas, Santa María Jacobé y Santa María Salomé huyendo de la persecusión de los seguidores de Jesús después de su crucifixión. Otros creen que en esa embarcación llegaron la Virgen María, sus hermanas, Santa Ana y María Magadalena con su hija. Algunos más escepticos piensan que puede haber interés en darle el alo de milagro al asunto y que  habiendo sido María Magdalena una de las seguidoras de Jesús que asistian al maestro con sus bienes (como dice el Nuevo Testamento) es probable que ellas mismas hubieran elegido el destino y no el azar.

Lo que si es cierto es que en las excavaciones hechas en esta iglesia se encontraron las reliquias que pertenecerían a Santa María Jacobé y Santa María Salomé, mientras María Magdalena se habría marchado a predicar en otros lugares de Francia, primero Marsella y más tarde a Sainte Baume o tal vez más allá según la versión. También se encuentran allí los restos de Santa Sara o Sara Kali, quien constituye un personaje tan misterioso que ha dado lugar a las más diversas hipótesis, incluyendo la de ser una esclava egipcia de la Virgen por su tono de piel oscuro; quizás una habitante de la localidad quien le habría dado refugio a las Marías, o según los más osados, la hija de Jesucristo y María Magdalena. Una hipótesis que ha popularizado el cuestionado libro El Código Da Vinci de Dan Brown y que junto a otras obras de autores como Saramago o Umberto Eco replantean el debate ciencia-espiritualidad, religión-esoterismo, catolicismo-paganismo, evangelios canónicos-evangelios apócrifos, etc. Una serie de dualidades que ahora retan estos nuevos peregrinos que van tras los rastros de las vírgenes negras, los de María Magdalena o quienes buscan dilucidar el misterio de los templarios o el  de San Juan el Bautista.

Sin duda tema  apasionantes y generan un creciente interés entre los estudiosos de Teología, sobre todo, pero también entre otras ramas de la ciencia y entre los movimientos de revalorización de las cualidades femeninas o de una visión de la espiritualidad más personal, menos dependiente de un jerarca que te otorgue el perdón y te asigne una penitencia. Más allá de la veracidad de las historias que se tejen sobre lo que habría sido de la vida de María Magdalena o su relación con Jesús, considero interesante destacar cualidades que ella encarnaba según lo que se ha podido conocer hasta ahora a pesar de las dudas sobre las fuentes de información. Para ello no basta con revisar lo que dicen los evangelios canónicos o aceptados por la Iglesia sino también incorporar lo que señalan textos gnósticos como los Manuscritos de Nag Hammadi o los de Qumrán.

gospel-of-mary-largeEn el Nuevo Testamento la imagen de María Magdalena es la de mujer impura hasta que el encuentro con Jesucristo le lleva a arrepentirse de sus pecados y éste le purifica de demonios. Puede que en efecto haya sido prostituta o ser simplemente producto de la concepción generalizada en esa época de que las mujeres representaban la tentación,  el pecado original de Eva etc. También encontramos allí referencias a una mujer que acompañó a Jesús en el calvario, la crucifixión, la muerte y resurrección, es decir solidaria en las buenas y en las malas, dando cuidados, apoyo, contención. Incluso el mismo Jesús la habría enviado a anunciar la resurrección, mientras Pedro lo negaba tres veces. En los papiros encontrados en el Mar Muerto y en el evangelio de María Magdalena se le menciona como una persona de gran sabiduría, iluminada e iluminadora, que tuvo acceso a enseñanzas muy profundas de la espiritualidad de Jesús y que sin duda integraba la totalidad de la experiencia femenina. No obstante, como dijo Saramago, ella representa un personaje incómodo para la Iglesia porque humaniza la imagen de Jesús, como lo hace él en ese hermoso texto que tituló Un capítulo para el evangelio donde es ella la que habla. Cómo hubiera sido la historia si ella verdaderamente hubiera escrito su versión de los hechos…?

En cualquier caso, Saintes-Maries-de-la-Mer se ha convertido en un sitio de leyendas y mucho fervor donde se habría iniciado el recorrido de María Magdalena por tierras galas, asociándose también con los cultos llamados neopaganos a la Diosa (Isis, tal vez, o Cibeles, Diana, la fertilidad…) y a la virgen negras, esas nuevas corrientes que en realidad lo que buscan es la revalorización de lo femenino, apreciar en el cuerpo de la mujer, sus ciclos, sus cambios, su capacidad de dar vida, nutrir y amar incondicionalmente, tanta sacralidad y divinidad como la de la espiritualidad más pura.

 


Deja un comentario

Audre Lorde Quote

He encontrado esta inspiradora cita de Audre Lorde en el blog Positive Quotes by Women. Me permito rebloguearla porque considero que encierra una gran sabiduría, seas o no mujer, y se relaciona con una charla/tertulia sobre empoderamiento femenino que moderé, por así decirlo, hace unos días en el café librería Al Norte del Sur. Audre Lorde fue una poetiza afroamericana y activista proderechos humanos, nacida en Nueva York de inmigrantes caribeños. El feminismo de Audre estaba impregnado de su experiencia vital y aportó mucho a la teoría de la diferencia no sólo entre hombres y mujeres, sino también entre las mismas mujeres, teniendo en cuenta la raza, la cultura, la sexualidad, etc. Y creo que en este sentido, se podría afirmar que hay en realidad diferencia entre todas y cada una de las mujeres porque cada una expresa de manera diferente su propia esencia e interpreta a su manera el entorno y recorrido, donde cobra valor cada experiencia.

imageSin embargo, hay factores comunes como la ciclicidad que nos unen y la necesidad de abrazar nuestra propia naturaleza, de explorar y entender el poder de ser mujeres, con un útero y unas hormonas que nos permiten acunar la vida en nuestro vientre o en nuestros brazos, pero también el poder de nuestro vientre para dar a luz sueños, nutrirlos y transformarlos en creaciones maravillosas. Eso requiere que como bien decía Audre Lorde nos focalicemos en ello y no en nuestros temores, porque así alimentamos lo que nos motiva y no lo que nos paraliza: “Cuando me atrevo a ser poderosa – a usar mi fortaleza al servicio de mi visión, entonces deviene cada vez menos importante si tengo miedo”.

Positive Quotes By Women

“When I dare
to be powerful –
to use my strength in
the service of my vision,
then it becomes less
and less important
whether I am afraid.”
Audre Lorde

Ver la entrada original


5 comentarios

FINALMENTE EN ETSY ¡Qué emoción!

Con una plataforma tan fabulosa para los artesanos como ETSY no se como he tardado tanto “abrir mi tienda” virtual allí. Supongo que porque he estado dedicándole más tiempo a la investigación y a la creatividad intelectual en los últimos tiempos. Pero llegó el momento del comercio electrónico para InspirArte y Ser en un espacio que junta a tanta gente creativa de todas partes del mundo.

La tienda también se llama InspirArte y Ser

Encabezado Tienda

Allí he comenzado a colocar algunas de las piezas que tengo hechas y progresivamente iré montando más y elaborando otras porque estoy segura que esto será un estímulo para aprovechar esos momentos de inspiración creativa.

Como bien es sabido, el comercio electrónico está muy condicionado por el tráfico de la página, por eso te agradecería mucho si te tomas unos minutos para visitarla y marcarla como favorita. ¿Te animas?


Deja un comentario

CON-CIENCIA o SIN CIENCIA: CIRCULOS QUE EMPODERAN A LA MUJER MIENTRAS TEJEN LA RED DE INDRA

Es sorprendente el extraordinario crecimiento que están registrando los círculos de mujeres en todas partes del mundo. Mientras algunos los ven con suspicacia, otros reconocen su gran poder transformador; tanto así que han llegado a ser considerados una herramienta importante para desarrollar el potencial de la mujer como agente de cambio de la sociedad. De hecho hoy en día figuran en guías y manuales de organizaciones que trabajan temas de género en desarrollo.

Uno de los factores que ha jugado un papel preponderante en esta evolución de los círculos es el llamado de Jean Shinoda Bolen “Reune a las mujeres; salva el mundo.” Esta psiquiatra y analista junguiana, quien ha sido profesora de la Universidad de California, prolífica escritora y activista femenina, entre otras tantas cosas viene desde hace años difundiendo la importancia de esta herramienta tanto para las mujeres como para la sociedad en su conjunto.

En su libro “El millonésimo círculo” ella toma como punto de partida el efecto del “centésimo mono,” un relato convertido en parábola de inspiración para la sociedad humana que se basa en una investigación real llevada a cabo en el Centro Japonés de Monos y popularizada por Lyal Watson, entre otros. Según Watson, mientras los científicos japoneses estaban haciendo experimentos cambiándoles la alimentación a los primates, observó que uno de ellos decidió lavar los boniatos o batatas antes de comerlos porque estaban llenos de arena. Ese comportamiento fue imitado por los demás monos y, una vez  generalizado, se transmitió de manera instantánea a monos de islas cercanas con las cuales no tenían relación alguna.

Esa investigación fue considerada por el bioquímico británico Rupert Sheldrake como evidencia de su planteamiento de los campos mórficos, ya que explicaría la mayor probabilidad de propagación no local de un fenómeno, comportamiento o conciencia a medida que se repite más veces. Con base en esa teoría, la proliferación de círculos de mujeres generaría en un momento dado un salto cuántico en términos de conciencia colectiva humana y planetaria. En sociología se hace referencia a la masa crítica que se necesita para el cambio.

Pero resulta que las teorías de Watson y de Sheldrake han sido cuestionadas. Varios libros y artículos de revistas científicas ponen en tela de juicio las bases científicas de la investigación de los japoneses con los primates y la suposición de que no hubo contacto entre los monos de las diferentes islas. Sin embargo, el descrédito de la comunidad científica al efecto del centésimo mono no ha menoscabado el crecimiento de los círculos de mujeres en la búsqueda de un equilibrio entre las cualidades masculinas y femeninas, ni el impacto positivo en las vidas de quienes forman parte de ellos, mientras el Millonésimo Círculo constituye hoy por hoy el punto de partida y la fuente de inspiración.

circulo
Como bien señala Jean Shinoda Bolen “el poder invisible que los círculos de mujeres ejercen sobre quienes los constituyen nace del poder sanador, afianzador y alentador que somos capaces de tener una sobre otra. Cuando se cuenta con ese aliento y ese verdadero apoyo a la hora de llevar a cabo un cambio significativo es posible que el cambio se realice. El que otras personas crean en nosotras o compartan nuestros puntos de vista posee un poderoso e invisible efecto… Los círculos de mujeres se convierten en un espacio uterino donde se incuban sueños y planes, y en un lugar donde se puede hablar de ellos y recibir ayuda a fin de dar nuestros primeros pasos” (Bolen, Mensaje Urgente a las Mujeres).

Esto me hace evocar una de las metáforas védicas que más me gusta por la sencillez con la que se transmite una ancestral sabiduría de gran trascendencia para el desarrollo del potencial humano y en particular el trabajo con lo femenino, la Red de Indra. Según los libros sagrados de los Vedas, del Palacio de Indra, el Dios de los Cielos, colgaba una red formada por hilos que se extendía hasta el infinito como si se tratara de una tela de araña multidimensional, conteniendo una perla o una piedra preciosa tallada y esplendorosa en cada intersección o nodo de la red. Dado que la red es infinita el número de relucientes joyas también lo es, pero lo más hermoso es que en cada una de ellas se refleja el brillo de todas las demás, además de reflejarse todo el Cosmos. De manera que mientras cada una de esas gemas brille con mayor intensidad también el resto incrementará su propio brillo, y el cambio en una de ellas se reflejará en las otras. Cada ser vivo y cada cosa que existe en el universo o podamos imaginar es una perla o piedra preciosa en uno de los nodos de la red, con todo el potencial de brillar esplendorosamente.

Este mito ha servido para explicar en el budismo y el hinduismo la interconexión entre el microcosmos y el macrocosmos, o la noción del todo y sus partes. En el Avantamsaka Sutra o Sutra de la Guirnalda, uno de los textos sagradflowersutraos del budismo Mahayana, se reflexiona sobre dicha conexión. Un estudiante le pregunta al maestro cómo pueden considerarse todas esas piedras preciosas una sola gema, y el maestro le responde: – Si tu no lo crees coloca un punto en una de esas piedras preciosas o perlas y observa como luego hay puntos en todas y cada una de las gemas. Por eso sabemos que todas forman una misma joya.

El físico Fritjof Capra señala en su libro El Tao de la Física que este Sutra de hace más de dos Tao de la Físicamil quinientos años estaría en la base de la teoría cuántica y del relacionamiento interdependiente, toda vez que las partículas están dinámicamente compuestas una de las otras.

Para mí todo ello es una metáfora de lo que sucede en los círculos de mujeres pues se crea un espacio de contención donde no hay riesgo de expresarse y se cultiva entre otras tantas cosas la escucha, la confianza, la empatía, la solidaridad, la igualdad (porque en un círculo todas estamos al mismo nivel), y además se comparten saberes e ilusión, mientras se refuerza la autoestima.  Cuando una mujer conecta con su autentica esencia femenina, abandona la lucha y desata su capacidad creadora y todo su entorno recibe los destellos de ese brillo, encuentra los caminos para mejorar sus relaciones desde el respeto a la diferencia y el amor. Eso es verdaderamente empoderamiento.

La capacidad de cambio y el movimiento son algo intrínseco al círculo.  Numerosas experiencias confirman que tanto a nivel individual como colectivo los circulos impulsan cambios que fortalecen la capacidad de las mujeres para desarrollar todo su potencial pero también lo transmiten a sus hijos, a sus parejas o a su comunidad. Si eso es así, que podríamos esperar de un círculo de círculos. Eso es lo que se está preparando para el Equinoccio de la Primavera 2015 en Amalurra, un lugar especial en Artzentales, cerca de Bilbao (España), donde la naturaleza y un proyecto colectivo con sentido ecológico y social sirven de marco a este encuentro entre circulos y mujeres de diversos orígenes. Sanándonos a nosotras, sanando la tierra es el tema del encuentro, es decir mis dos temas!!!! Mujer y Medio Ambiente; mejor imposible!. Estoy convencida que será una experiencia muy enriquecedora; allí iremos a compartir sueños, aprender unas de otras y conectarnos con nuestra auténtica esencia, dejándonos acunar por la tierra y expresándole nuestro amor y gratitud. Anímate, tu también puedes participar.


3 comentarios

El poder transformador de un regalo o un ejercicio de mindfulness navideño

Recuerdo claramente que cuando tenía nueve años acompañé a mi madre a visitar a una amiga que atravesaba por una situación personal compleja. Nos detuvimos previamente en la floristería y mi madre seleccionó unas hermosas rosas amarillas porque, según me explicó, con aquel regalo quería transmitirle alegría y optimismo. Cosa que su amiga comprendió y agradeció profundamente. NardosDurante el regreso a casa pregunté a mi madre si los ramos de nardos y las violetas que constantemente le regalaba mi abuelo a mi abuela también tenían un significado. ¡Claro! – exclamó ella- él quiere transmitirle dulzura con los nardos y honrar su belleza y feminidad con las violetas. Todo lo que regalamos tiene un significado -añadió- y por eso debemos ser cuidadosos, ya que podemos inconscientemente transmitir el mensaje equivocado. Su explicación me pareció convincente, aquello encajaba perfectamente en el trato amoroso que se prodigaban mis abuelos maternos.
Sin embargo, no me imaginaba que tardaría mucho tiempo más en comprender aquella lección que parecía tan sencilla. Durante las navidades de aquel año Sigue leyendo


Deja un comentario

MINDFULNESS EN FEMENINO: UNA NUEVA EXPERIENCIA CADA DÍA

La vida nos ofrece a diario miles de oportunidades para tomar conciencia del momento presente y cambiar la perspectiva, para darnos cuenta de la trascendencia de los detalles a veces ignorados, de lo afortunados que somos por tener un techo y una mano amiga, de la hermosura de la naturaleza y su perfección o lo importante de sus funciones para nuestra vida; incluso nos da la oportunidad de hacer un viaje de descubrimiento hasta la raíz de nuestras emociones y hábitos, entre otras tantas cosas.  En el caso de las mujeres, esta experiencia puede ser muy rica y variada, simplemente dada nuestra naturaleza cíclica.

La práctica del mindfulness o la conciencia plena nos permite desarrollar esa introspección que va más allá de la conversación perenne de nuestra mente ordinaria, del divagar por diversos escenarios reales o imaginados, de enlazar aleatoriamente recuerdos, tareas, deseos, preocupaciones… Y en ese estado de presencia diferente que logramos Sigue leyendo