InspirArte y Ser

Un espacio para el espíritu creativo en todas las áreas de nuestras vidas.


2 comentarios

Gazing at the stars from within

She was just breathing,

slowly, aiming at achieving relaxation,

letting go of her anxiety…

She has stoped confronting the mind,

Letting it be so, a mind.

Letting it wonder around,

admiring its unrelenting torrent of thoughts.

Whilst, her body had also stoped resisting,

surrendering to that the static posture,

finding pleasure in stillness…

She was just breathing and observing…

contemplating the cyclic nature of breathing,

enjoying the air caressing her nostrils

feeling its temperature,

its constant journey through her body and cells.

Observing the change while nothing had changed

while the most subtle vibrations became evident…

An authentic delight to discover their dance,

inside and even outside her body.

The inner space was not so dark anymore

but profound and with nuances of different colors,

reflecting the glow of an inmense sparkling sky.

She was amaized,

gazing  at the stars which illuminated her shadows,

that soothed the scarces of life,

that showed the brightness of her blessings…

All of the sudden,

the light of the sky became her own light

and stillness was absolute…

Presence became real,

time lost relevance…

Just gratitude and joy could follow up.


Image: Rachel Byler painting.

Anuncios


1 comentario

PRACTICANDO MINDFULNESS CON LAS TRADICIONES NAVARRAS

Este ha sido un fin de semana especial; nos hemos sumergido en las tradiciones navarras aprovechando el tiempo de cosecha para conservar alimentos para el invierno. Un día fueron los pimientos y otro los tomates…. Como dicen aquí en España: qué curro !!! Sí un trabajón pero muy hermoso y significativo. Primero porque me ha dado la oportunidad de experimentar las tradiciones navarras, esas en las que se canaliza parte de la energía creativa, sobre todo de los mayores que preservan esa sabiduría; compartir con buenos amigos y, en solitario, sumergirme en la práctica de Mindfulness.

Botes de salsa de tomatesCon los más de veinte kilos de tomate hemos preparado varias salsas y hasta mermelada, aprendiendo los secretos de la cocción y de la esterilización para lograr una conserva sana y duradera, empapándonos de la tradición oral de las familias navarras que dan cuenta de su conexión con la tierra y sus ciclos, como lo hacían muchos abuelos y abuelas en nuestra tierra también, quienes consumían los productos de estación o los que habían conservado. Pasamos un día ameno y productivo en compañía de amigos muy queridos que han venido haciendo de nuestro paso por estos lares una experiencia mucho más rica y amable. 

pimientos-varios

Del  día de los pimientos puedo decir otro tanto, me fui a Puente la Reina con un amigo bilbaíno (que haciendo honor a la tradición de la tierra vasca cocina delicioso y junto con su mujer se han convertido en otros ángeles para nuestra familia) y allí a la par de peregrinos que se detienen en su ruta a Santiago de Compostela encontramos pimientos de todo tipo, colores, tamaños y denominaciones.

La costumbre es comprar una buena cantidad, bien sea frescos o ya asados, para conservarlos refrigerados o en botes de cristal hasta la próxima cosecha. Con la asesoría de mi amigo procedimos a comprar los pimientos frescos y quitarles las semillas antes de que los asaran, lo cual dio tiempo para una amena conversa de más de una hora. Llegué a casa con mis diez kilos de pimientos asados a los que ahora había que quitarles la piel. Ya esta parte en solitario dio para mucho. Me preparé para la tarea con una buena selección de música y mucha paciencia, decidiendo tomarme aquello como una oportunidad para practicar Mindfulness fuera del contexto formal de la práctica de la meditación.

Pimientos (640x471)Este es uno de los desafíos que comúnmente se practica en los retiros de meditación, mientras nos duchamos, mientras comemos, mientras damos un paseo en silencio….Así que me aproveché para llevar la atención a cada una de las sensaciones que experimentaba durante el proceso de quitar la cáscara quemada aquellos pimientos para que se iban convirtiendo en hermosos corazones rojos, regodeándome en el calor que conservaban los pimientos, su aroma, su textura… La esencia del momento presente estaba allí, conciencia plena, sin piloto automático. Pasé de reflexionar sobre la importancia de aquellas tradiciones, el vínculo cultura, actividad agrícola y salud, la transmisión oral de las costumbres a simplemente ser una con la experiencia y terminé tres horas después apreciando que los pimientos iban formando una obra de arte efímero que desaparecería una vez que procediera a refrigerarlos. Así que terminé por darle forma aquello que ya parecía un Mandala y tomarle una foto para recordar siempre que una ardua tarea también puede ser una hermosa experiencia, todo depende del enfoque que le demos! 



3 comentarios

LA MEDITACIÓN ES MÁS QUE SUS BENEFICIOS

Después de haberme referido a lo que la neurociencia ha venido corroborando en los últimos años respecto a los efectos positivos de la meditación sobre la actividad cerebral y la salud en general, siento la necesidad de destacar algunos aspectos que van más allá de lo físico, porque como bien dice Naomi Humprey en su libro “Meditación: el camino interior” no podemos pretender captar el talento artístico de una bailarina sólo midiendo sus movimientos y cambios musculares. No podemos comprender lo que significa ser un gran atleta, sólo haciendo seguimiento y evaluación de sus reacciones corporales. No podemos apreciar el alcance de la meditación confinándonos sólo a observar el funcionamiento del cerebro. La meditación es mucho más que los efectos sobre la presión arterial, la relajación o la activación de partes específicas del cerebro, aunque ciertamente esto pueda servirnos de estímulo para iniciar, retomar o mantener nuestra práctica según sea el caso. Otros, sin embargo, tienen otras motivaciones igualmente válidas que atañen al ámbito de lo espiritual (no necesariamente religioso).

Claro que es mucho más complejo entrar en este terreno. Se trata de una práctica tan personal y diversa que cada quien describe dependiendo de su propia vivencia, creencia o filosofía, de cuanto integre la práctica en su vida cotidiana y donde trace la línea para definir cuando está meditando y cuando está haciendo las cosas de manera consciente, en el aquí y el ahora, sin cargas  emocionales del pasado o ansiedad por el futuro.  Depende de cuál es nuestro propósito con la meditación. Esto se aprecia claramente en el caso de la Atención Plena o Mindfulness, que forma parte tanto de la meditación que budistas e hinduistas practican hace más de dos mil años, como de otros estilos de meditación, incluso las chamánicas. Mindfulness ha sido definida como una manera de prestar atención de manera intencional pero suave a todo lo que hacemos momento a momento. Sin embargo es preciso distinguir entre la práctica de la meditación sentada, por una parte, y la integración del ser consciente en nuestras actividades cotidianas, por la otra. Mindfulness puede abarcar las sensaciones que genera el aire entrando por nuestras fosas nasales, la reacción de nuestro cuerpo a un sonido, como también el observar la mente con el propósito de apreciar sus divagaciones y la causa del sufrimiento. La práctica de la compasión forma parte igualmente de Mindfulness, lo que se hace por ejemplo repitiendo un deseo de amor y bienestar para toda la humanidad, o para un grupo de personas determinado. Lo interesante es que al desarrollar la capacidad de mantener la auto-observación y la consciencia por más tiempo de lo que lo hacemos usualmente, se puede llevar ese estado a todas los planos de la vida: al trabajo, las relaciones, se puede conducir concientemente, alimentarnos de manera consciente o emprender un negocio desde esa consciencia plena también que incluye los ecosistemas y nuestros semejantes.

En la filosofía Zen se explica que la meditación no es una práctica para entrenar al cerebro sino Sigue leyendo